08 de marzo de 2020
08.03.2020
Claves

El número de bodas por la Iglesia cae un 60% en A Coruña en una década

La provincia pasó de 2.100 enlaces de este tipo a 813 mientras las civiles subieron un 33%. Jaén es la única en la que aún hay más bodas religiosas

07.03.2020 | 20:18
Una pareja se da la mano durante la ceremonia de su boda.

Casarse por la Iglesia seduce cada vez a menos coruñeses. El número de bodas religiosas descendió un 61% en la provincia en una década al pasar de las 2.100 registradas en 2009 a las 813 de 2018, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). A Coruña es la provincia gallega que experimentó una mayor caída de este tipo de ceremonias y el descenso supera incluso a la media estatal, donde las bodas católicas se redujeron a la mitad en los últimos diez años.

Pese a que ahora se celebran menos bodas que hace una década, los datos del INE revelan que la caída de los enlaces religiosos es muy superior mientras las civiles no dejan de aumentar. En el caso de A Coruña, por ejemplo, el número de matrimonios bajó un 11,6%, pero las bodas religiosas se desplomaron un 61% mientras las civiles aumentaron un 33%. En el conjunto del país, la diferencia todavía es mayor: hay un 6,5% menos de bodas que hace una década, pero mientras las religiosas bajaron a la mitad, ahora hay un 30% más de parejas que opta por dar el sí quiero ante un notario o en un ayuntamiento.

El nuevo mapa de enlaces en España revela además que cada vez los civiles tienen más peso. Si en 2009 casi la mitad de las bodas que se celebraban en la provincia de A Coruña (el 47%) eran por la Iglesia, ahora solo representan el 20,9%. Algo similar ocurre en Lugo, Pontevedra y Ourense, donde siete de cada diez matrimonios ya celebran el enlace de forma civil. A nivel estatal, Girona y Barcelona son las provincias con mayor tasa de enlaces civiles (89 y 88%, respectivamente) mientras que Jaén es la única en la que todavía se celebran más bodas por la Iglesia que civiles (1.174, frente a 1.083), según los últimos datos del INE.

El descenso de bodas por la Iglesia es similar en las cuatro provincias gallegas „bajó un 61% en A Coruña, un 60% en Pontevedra, un 59% en Lugo y un 57% en Ourense en la última década„ pero el aumento de los matrimonios civiles no va en paralelo. Mientras en la provincia de Lugo este tipo de ceremonias aumentaron un 54% (al pasar de 508 a 783), en A Coruña lo hicieron un 33% (de 2.285 a 3.056), pero en Pontevedra solo se experimentó un incremento del 22,6% (de 1.821 a 2.234) y en Ourense aumentaron un 16%: de 455 a 531. En números absolutos, A Coruña se mantiene como la provincia gallega con mayor número de enlaces, de los dos tipos.

Aunque la mayoría de las parejas que contraen matrimonio en España eligen esas dos opciones „boda según la religión católica por la Iglesia o civil (ya sea en un ayuntamiento u oficiada en un pazo u otra ubicación por un notario o persona con capacidad para ello)„ , es posible dar el sí quiero según otra religión sin salir del país. Un total de 1.035 parejas se casaron según otro rito durante el último año analizado por el Instituto Nacional de Estadística, el 2018.

En el caso de la comunidad gallega, este tipo de ceremonias son prácticamente testimoniales. Hubo 29 bodas celebradas según el rito de otra religión que no fuese la católica en un año, lo que supone el 0,3% de los más de 8.500 matrimonios que se oficiaron en esos doce meses. Pontevedra, con 15 casos, está a la cabeza de Galicia, seguida de A Coruña (diez) y Lugo y Ourense, con dos cada una. A nivel estatal, Barcelona lidera con gran diferencia al haber sido el lugar en el que se celebraron 194 bodas de este tipo en 2018, seguida de lejos por Madrid (89). En el lado contrario, Teruel o Soria, sin ningún caso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

ESPECIAL

PREMIOS OPINIÓN MÚSICA RAÍZ

Premios Opinión da Música de Raíz

Consulta aquí a información dos premios de música do noso diario


Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.