19 de marzo de 2020
19.03.2020

Sánchez defiende un nuevo presupuesto que refuerce el Estado de bienestar ante la crisis

El Partido Popular da su apoyo en el Congreso a las medidas del Gobierno, pero reclama investigar a fondo la gestión del Ejecutivo ante la emergencia sanitaria

19.03.2020 | 03:48
Valentina, ujier del Congreso, desinfecta la barandilla, antes de subir el presidente. | EFE

Con el país sumido en el desasosiego del confinamiento y una creciente sensación de que estamos ante un punto de inflexión, los líderes políticos abrieron ayer el debate que ya atraviesa a la opinión pública: qué Estado debe surgir de las cenizas de la crisis del coronavirus. La vieja confrontación ideológica, socialdemocracia frente a neoliberalismo, latió de fondo en el pleno de un Congreso prácticamente vacío, al que Pedro Sánchez acudió a justificar el decreto de alarma. Nadie en la oposición llegó a rechazar esa medida, pero PP, Vox y ERC reprocharon al Gobierno haber reaccionado tarde a la pandemia y nadie tuvo reparos en hablar de "unidad" después de despacharse con las críticas, en el caso de los populares mucho más leves que en días precedentes.

El presidente defendió su gestión alegando que lo que ahora resulta insuficiente hace una semana podía parecer exagerado, y buscó sacar su discurso del rifirrafe coyuntural para elevarlo a una reflexión global: la gran lección debe ser, dijo, el refuerzo del Estado del bienestar como estructura para proteger a los ciudadanos frente a los desafíos de un mundo que ha cambiado. Ese apoyo de lo público, sostuvo, debe impulsarse desde unos Presupuestos Generales del Estado "de reconstrucción", que el Ejecutivo presentará en cuanto pase la crisis y que no serán para este ejercicio, como estaba previsto, sino directamente para 2021. Para financiar ese refuerzo de los servicios públicos, advirtió, habrá que mirar a la fiscalidad.

En ese contexto, el día de mayor incremento de los contagios en España y tras la advertencia de que "lo más duro está por llegar", Sánchez desempolvó los grandes valores socialdemócratas para defender que la solución de esta crisis no es que sobreviva cada uno de los individuos, sino que se salve la sociedad. Esa concepción de comunidad frente a la suma de personas recorrió todo su discurso y le ayudó a tejer una idea central: "La lección que debemos sacar de esta pandemia es que el Estado del bienestar tiene que hacerse más fuerte". Para ello, defendió, necesitará aprobar unos Presupuestos que serán, necesariamente, diferentes de los que había planeado. Para empezar, se reforzarán los servicios públicos. ¿Cómo sufragarlos? Sánchez dio la vieja discusión por zanjada antes de empezar. "La necesidad de dotar a nuestros servicios públicos de los medios suficientes para ser más resilientes y alcanzar la excelencia, creo que después de esta pandemia, es una evidencia tan absoluta que espero que quede fuera del debate político", dijo, "y quienes no lo sepan van a quedar fuera del debate, porque esto nos va a cambiar a todos". Anunció, también, que se creará una comisión que estudie cómo mejorar el Estado social y se analizarán los errores cometidos en la gestión de la crisis.

Enfrente se encontró a un Pablo Casado que expresó sus dudas, pero evitó entrar a fondo en una cuestión espinosa para los conservadores en plena crisis sanitaria. El líder del PP, siempre crítico con el intervencionismo del Estado y defensor de las libertades individuales, dijo que "no es momento de confrontar lo público con lo privado". Pidió estímulos fiscales, rebajas de impuestos y, en definitiva, planteó a Sánchez que aplique el programa económico del PP.

Más allá de lo económico, en lo que no se vislumbra sintonía alguna para apoyar los Presupuestos, Casado tampoco se mostró comprensivo con la gestión gubernamental de la crisis. Anunció que quiere una comisión de investigación y volvió a hablar de "negligencia". Aún así, admitió, que este no es el momento para críticas y se mostró dispuesto a colaborar con el Ejecutivo. Por el momento ese apoyo resulta gratuito: no hay ninguna votación en ciernes más allá de una eventual prórroga del estado de alarma. Que más adelante ese respaldo se traduzca en un acuerdo para renovar los órganos constitucionales o algún otro gran pacto está por ver.

Vox fue mucho más duro. Su portavoz, Iván Espinosa de los Monteros, pidió directamente la dimisión de la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias. Otro portavoz muy duro con Sánchez fue Gabriel Rufián, de ERC. "La demora y la incompetencia que tenemos enfrente no comporta pérdida de votos, comporta pérdidas de vidas", dijo Rufián, quien también pidió "menos Guardia Civil y Ejército" patrullando las calles "y más recursos" para la sanidad.

Portavoces como Joan Baldoví, de Compromís; Tomás Guitarte, de Teruel Existe; o Íñigo Errejón, de Más País, mostraron su apoyo al Gobierno.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

ESPECIAL

PREMIOS OPINIÓN MÚSICA RAÍZ

Premios Opinión da Música de Raíz

Consulta aquí a información dos premios de música do noso diario


Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.