Correos ha decido renovar automáticamente los más de 7.700 contratos que iban a vencer a finales del mes de marzo en toda España y que afectan a puestos que la empresa pública considera necesarios porque son puestos operativos de atención al cliente en oficinas, de distribución y de logística.

Esta medida excepcional ha sido aprobada en la Comisión de Empleo Central, celebrada esta tarde por multiconferencia con las organizaciones sindicales, según informa Correos, con el objetivo de "encontrar, de manera conjunta, la mejor solución para los profesionales".

Preserva también, de este modo, la continuidad del servicio con el personal estrictamente imprescindible, que ayer ascendía a 13.409 empleados.

Esta decisión se toma en pleno estado de alarma para evitar contagios por coronavirus.