13 de abril de 2020
13.04.2020
La Opinión de A Coruña
Juan Gestal | Profesor emérito de Medicina Preventiva y Salud Pública

"Hay que salir del confinamiento con prudencia para evitar nuevos picos"

"Lo peor ya pasó, pero todavía se registrarán muertes entre los casos graves y críticos" || "La prioridad ahora son los test rápidos"

12.04.2020 | 21:24
El profesor emérito de Medicina Preventiva y Salud Pública Juan Gestal.

El profesor emérito de Medicina Preventiva y Salud Pública Juan Gestal asegura que lo peor de la pandemia de coronavirus en España y Galicia "ya pasó", aunque insiste en la necesidad de hacer "con mucha prudencia" la desescalada del confinamiento para "evitar que vuelvan a producirse picos" de Covid-19. También urge a realizar, desde ya, "muchos test rápidos" para identificar al mayor número posible de casos asintomáticos, aislarlos y controlar mejor la enfermedad.

Quedan al menos dos semanas más de confinamiento. En base a la actual situación epidemiológica, ¿cree que se debería ampliar?

Sí, seguramente habrá que continuar como mínimo con el finamiento hasta mediados de mayo. Yo firmaría ahora que estuviese finalizado el día 15 de ese mes.

¿Con qué ritmo de contagios se podría a considerar que la epidemia empieza a remitir?

El número de infectados que se detecta está relacionado no solo con los contagios que puedan producirse, sino también con el número de test que se realicen y dónde. Una mejor información de la evolución de la epidemia nos la da el número de ingresos.

El área de A Coruña encadena una semana a la baja en el número de hospitalizaciones de enfermos con Covid-19. No obstante, la cifra de contagios continúa al alza, aunque parece que a un ritmo menor. ¿Qué lectura se podría hacer de estos datos? ¿Se ha aplanado ya la curva?

Sí. El pico de la curva se alcanzó en Galicia el pasado día 6. Más que un pico, se produjo un aplanamiento, una meseta, desde el 31 de marzo, comenzando a descender la curva desde el 6 de abril. Esa curva con menor pendiente y ese aplanamiento fueron la consecuencia del confinamiento que hemos sufrido y que aún tenemos que sufrir durante un tiempo.

¿Cuál es ahora la prioridad para contener la epidemia? ¿Son los test rápidos la clave?

Sí, ahora es muy importante la realización del mayor número posible de test rápidos para identificar, aislar y tratar al mayor número posible de infectados, tanto en aquellos que presenten síntomas sugestivos de Covid-19, por leves que estos sean, como en los portadores asintomáticos. Y si fuese posible, en toda la población, para tratar de contener la difusión de la enfermedad. El tratamiento precoz de los afectados puede evitar que la infección progrese en ellos a formas graves de la enfermedad. En este momento es prioritario hacer los test a determinados colectivos, como el personal sanitario el personal sociosanitario de las residencias y los usuarios. Un tema del que ahora se está comenzando a hablar es si podría utilizarse aquí, como en Corea del Sur, Singapur y China, una app en los móviles que facilite la localización de todos los ciudadanos que hayan estado próximos a los que resulten positivos, y enviarles a través de la aplicación una cita para realizar el test, lo que permitiría localizar a más portadores asintomáticos y mejorar el control de la infección.

¿Qué test se deberían usar?

En este momento, los indicados para realizar en la población son los test rápidos de anticuerpos de doble banda, que permiten determinar, en 15 minutos, si una persona está sufriendo la infección (IgM + o IgM e IgG +) o ya la ha pasado (IgG+) y está inmunizada. Al ser un test que detecta anticuerpos, no va a ser positivo hasta transcurrido un tiempo del inicio de la enfermedad, por eso en los negativos debe hacerse una PCR para saber si están infectados o no.

Uso generalizado de mascarillas en la calle, ¿sí o no?

Posiblemente se establezca el uso, obligatorio o voluntario, de mascarilla para su uso sobre todo en ambientes cerrados con muchas personas, como los medios de transporte, supermercados, tiendas... No serán mascarillas quirúrgicas ni EPI las que se utilizarán, pues las existencias de estas quedan reservadas para su uso en el SNS. El viernes el ministro de Sanidad anunció la recomendación del Gobierno de que se usen mascarillas en los trayectos al trabajo, cuando se efectúe en medios de transporte donde pueda haber aglomeraciones y sea más difícil guardar la distancia de seguridad y anunció que hoy y mañana se repartirán en el metro y en cercanías "mascarillas higiénicas" (equivalentes a las de fabricación casera), reutilizables tras lavarlas y plancharlas. Las mascarillas caseras o higiénicas, si bien retienen las secreciones del estornudo o la tos, pueden permitir el paso de virus a través de los poros del tejido, al no fabricarse con un material que los filtre como la quirúrgica, y al igual que esta se utiliza para proteger a los demás de los gérmenes que pueda portar el que la lleva. Por eso llevar mascarilla no debe hacernos creer que ya estamos protegidos, para estarlo tenemos que seguir extremando la distancia de seguridad y la higiene de manos.

El número de fallecimientos va por detrás de los contagios, ya que los positivos tardan entre 9 y 12 días en entrar en las UCI. ¿Quedan unas semanas duras?

Lo peor ya pasó, pero todavía queda mucho sufrimiento pues aún se registrarán fallecimientos entre los casos graves y críticos. Posiblemente a finales de abril principios de mayo dejen de producirse infecciones o sean estas muy escasas, pero como la duración de la enfermedad en los casos más graves y críticos puede ser de varias semanas, todavía podrán producirse decesos en mayo.

Llegado el momento, ¿cómo se debería planificar la vuelta a la normalidad?

Todo va a depender de los resultados de la encuesta seroepidemiológica que anunció el ministro de Sanidad, cuyos primeros resultados se podrán tener a finales de abril principios de mayo. Ese sondeo nos informará del porcentaje de población inmune por grupos de edad, provincia y comunidad autónoma, que será diferente de unas a otras, con mayor porcentaje de inmunes en aquellas que han sufrido más infecciones. Por tanto, la salida a la calle va a variar por autonomías y por edades. Irán seguramente primero aquellos que tienen menor riesgo de sufrir una enfermedad grave si se infectan, como los niños y jóvenes. A los que los test demuestren que ya tienen inmunidad, se les podría dar un certificado que serviría, cuando empiece a abandonarse el confinamiento, para identificar a las personas inmunes que pueden circular libremente. Alemania y el Reino Unido están pensando en la posibilidad de implantarlo.

¿Puede que haya que revertir alguna medida?

Hay que hacer la desescalada del confinamiento con mucha prudencia para evitar nuevos picos de la enfermedad. Y deben realizarse muchos test desde ya, tanto entre los que presenten cualquier síntoma de infección respiratoria, por leve que sea, como a los asistomáticos. Cuantos más mejor, para detectar a los infectados, aislarlos y tratarlos precozmente, lo que posiblemente evitará que desarrollen neumonías virales graves.

Cuando salgamos del confinamiento, el verano estará a la vuelta de la esquina. ¿Las temperaturas elevadas ayudarán?

Es posible, pero más que la radiación infrarroja, lo que no les va bien a estos virus respiratorios es la elevada humedad relativa. Pero el efecto protector que esto pueda ejercer dependerá mucho del porcentaje de susceptibles, que si aún es muy elevado, facilitará que la infección pueda seguir transmitiéndose.

Una vez controlada la pandemia actual, ¿es probable que se produzca una nueva oleada de casos?

Dependerá del porcentaje de población susceptible, que si es elevado puede facilitar que en el otoño-invierno vuelva a presentarse la enfermedad. Habrá que estar muy atentos y prevenidos y trabajar mucho en la localización de infectados para evitarlo. Y a lo mejor tenemos que volver a ciertos confinamientos, sobre todo de los colectivos de mayor riesgo.

¿El SARS-CoV-2 ha venido para quedarse?

No lo sabemos, pero tememos que sí, al menos hasta que una alta proporción de la población se haga inmune. El SARS se consiguió eliminar en junio de 2003 y no volvió a aparecer, pero en esa enfermedad no había portadores asintomáticos, incubacionarios y convalecientes como en el Covid-19. Los enfermos eran contagiosos cuando la patología se había manifestado ya, y los casos eran graves, lo que facilitaba su localización permitiendo controlar la transmisión.

Los pacientes que se han recuperado, ¿están inmunizados? ¿Hay alguna certeza al respecto, más allá de las investigaciones llevadas a cabo en monos reshus en China o de la experiencia previa del primer SARS?

En principio cabe pensar que exista protección, pero no sabemos cuál puede ser su duración.

Urge desarrollar tratamientos, pero también una vacuna para prevenir futuros contagios. Se están dando plazos de entre doce y dieciocho meses, ¿son realistas?

Hay muchos grupos de investigación trabajando en el desarrollo de diferentes prototipos de vacunas, ya sea utilizando la proteína S recombinante purificada, la proteína S expresada in vivo por virus vectores como el de la estomatitis vesicular, adenovirus humanos y de chimpancé, y vacunas de ácidos nucleicos de RNA mensajero. Pero hasta dentro de algo más de un año, en el mejor de los casos, no dispondremos de una vacuna.

A falta de una vacuna, ¿es el confinamiento el mejor antídoto contra el Covid-19?

En tanto no dispongamos de una vacuna, si el porcentaje de población inmune es bajo, tendremos que andar con muchas precauciones, sobre todo las personas mayores y con patologías crónicas más susceptibles de padecer formas graves y críticas de la enfermedad. Quizás con limitaciones de movimientos fuera del hogar, de visitas y vigilando que no relajen las medidas de prevención.

¿Un último consejo?

Hay que hacer un esfuerzo educativo de la población en el mantenimiento de la distancia de seguridad, la higiene de manos y el uso correcto de la mascarilla, para que su comportamiento, cuando se vuelva a salir a la calle, impida la aparición de rebrotes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.