Familias, autónomos, pymes y grandes empresas tienen la vista puesta en el día en que el Gobierno levante el estado de alarma y, sobre todo, en la vuelta a la normalidad. Al no haber aún un diagnóstico claro de la pandemia, resulta complicado dar con la receta que erradique ya la pandemia. Expertos de todos los sectores coinciden en la necesidad de reforzar las medidas sanitarias, aprobar medidas que protejan a los colectivos más desfavorecidos y establecer planes de actuación para preservar el tejido productivo. Desde la Asociación de Jóvenes Empresarios de la Provincia de A Coruña (AJE), presidida por Miguel Miragaya, destacan cuatro bloques sobre los que las administraciones deben actuar de inmediato para así garantizar la supervivencia del mayor número de negocios y empresas: cuotas de los autónomos, impuestos, inversión pública y subvenciones.

Sobre los autónomos, uno de los colectivos más golpeados por la pandemia, los jóvenes empresarios coruñeses consideran que en estos momentos es "claramente insuficiente" la medida de bonificar la cuota (acompañada de la concesión de la por cese de actividad) a aquellos trabajadores y trabajadoras que hayan cesado su actividad o que hayan visto reducida su facturación en dicho mes en al menos un 75% respecto a la media del semestre anterior. Por ello, reclaman una bonificación de la cuota de autónomos y prestación por cese de actividad proporcional a la reducción de beneficios desde el primer euro, desde el mes de marzo y hasta al menos tres meses después de la finalización del estado de alarma.

El colectivo advierte de que la carga impositiva se vuelve insostenible en momentos como este, de reducción significativa e incluso ausencia total de ingresos en algunos casos. En este escenario, AJE urge a aplazar el cobro de impuestos al menos hasta después de que los distintos negocios puedan reiniciar su actividad, así como a bonificar el importe de los tributos y tasas en proporción a la reducción de ingresos sufrida. Además, emplaza a estudiar la bonificación de impuestos a personas físicas que colaboren en reducir la carga de costes fijos y alivien los problemas de tesorería de empresas y trabajadores por cuenta propia

Para contribuir a la reactivación económica tras la crisis sanitaria, los empresarios coruñeses ven "imprescindible" que las administraciones apuesten por inversión pública, "al estilo de las medidas adoptadas para terminar con la crisis provocada tras el crack del 29", donde la política económica conocida como New Deal apostó, acompañando a las medidas de protección social, por grandes inversiones públicas en sectores estratégicos. También llaman a agilizar lo máximo posible, reduciéndolo al mínimo, el periodo de pago a proveedores.

En la lista de propuestas, destaca su apuesta por una política de subvenciones encaminadas al mantenimiento de la actividad empresarial y los puestos de trabajo, extensivas a todos los territorios, sectores y antigüedad de empresas.

Finalmente desde AJE también piden ayudas para la adquisición de EPI específicos para evitar el contagio por coronavirus.