La organización Save the children ha pedido que en el momento en que se abran los centros educativos se dé prioridad a los alumnos que proceden de entornos más vulnerables, que son los que han estado más desvinculados de la enseñanza durante el confinamiento, y que se dote de medios tecnológicos a las familias que carecen de ellos. Así lo reclamó ayer el director general de la ONG, Andrés Conde, durante la presentación del informe de la entidad "COVID-19: Cerrar la brecha: ¿Cuál ha sido el impacto del cierre de las escuelas en el alumnado más desfavorecido? ¿Cómo debe ser la vuelta a las aulas?". "En el momento que se abran los centros educativos, lo crítico es priorizar en su acceso a los niños que han estado más desvinculados durante el confinamiento y esos son los niños que proceden de entornos más vulnerables", defendió, dado que no han tenido apoyo educativo en sus hogares durante el confinamiento, ni acceso a plataformas o a contenidos digitales, por lo que se hallan más desvinculados de la educación en general y de su profesorado y corren un riesgo mayor de fracaso escolar.

Además, si como avanzó la ministra de Educación, Isabel Celaá, el curso que viene será semipresencial, ve "imprescindible garantizar la dotación de medios tecnológicos a los niños que no los tienen y enfatiza la necesidad de aplicar medidas de conciliación en paralelo.