La asociación Agavi, de criadores de visón en Galicia, asegura haber adoptado desde el inicio de la pandemia del coronavirus las medidas específicas para evitar la infección de trabajadores y cuidadores de las granjas, si bien analiza con las autoridades sanitarias la posibilidad de reforzarlas, tras el caso detectado en un criadero de visones en Teruel. Allí, el Gobierno de Aragón ordenó el sacrificio de 92.700 ejemplares de una explotación tras detectar un aumento de los contagios entre esos animales.