Los coruñeses que ayer se acercaron a la playa para tomar el sol, pasear o darse un baño, sobre todo por la tarde, cuando hizo mejor clima, cumplieron con la obligación de usar la mascarilla en las playas salvo para entrar en el agua.

La noche anterior la Policía Local impuso siete multas a ciudadanos por no cubrirse la cara y a tres pubs por no obligar a usarlas; además los agentes dispersaron cuatro grupos de jóvenes que hacían microbotellón.