22 de julio de 2020
22.07.2020
La Opinión de A Coruña

Seis gallegos, derivados fuera para recibir las nuevas terapias del cáncer

La exclusión del Sergas obliga a los enfermos a viajar a Cataluña u Sanidad alega que el traslado solo supuso un retraso de tres días

22.07.2020 | 01:18
El Hospital Vall d'Hebrón, en Barcelona, autorizado para las CAR-T.

El Ministerio de Sanidad excluyó el pasado año a Galicia de la red de centros autorizados para administrar las nuevas terapias CAR-T, el tratamiento más avanzando contra el cáncer que consiste en modificar genéticamente células del sistema inmunitario para que ataquen a las cancerígenas. A consecuencia de esto seis pacientes gallegos han sido derivados en un año a hospitales de Cataluña para que pudieran ser tratados.

Tres centros gallegos aspiraban a poder administrar estos modernos tratamientos -los complejos hospitalarios de A Coruña, Santiago y Vigo-. El Sergas defendió su "experiencia" y "prestigio" ante el Ministerio, pero finalmente fueron excluidos de la red de 11 centros autorizados que hay en España, a los que se suman otros tres que sirven de refuerzo en caso de haber mucha demanda.

Las llamadas CAR-T son unas terapias todavía experimentales que se han convertido en una auténtica revolución en el tratamiento del cáncer hematológico, que es aquel que empieza en el tejido que forma la sangre, como la médula ósea, o en las células del sistema inmunitario. Consisten en medicamentos personalizados -a medida de cada paciente- que han demostrado una gran efectividad.

Aunque su uso se podrá ampliar en el futuro a más tipos de tumores, de momento está autorizado para dos tipos de cáncer: la leucemia linfobástica aguda, que afecta especialmente a la población infantil, y el linfoma B difuso de células grandes, que padecen adultos.

El Grupo de Trabajo del Plan de Abordaje de Terapias Avanzadas del Sistema Nacional de Salud hizo balance a finales del pasado mes del número de pacientes tratados desde marzo de 2019 a marzo de 2020. En este periodo un total de 214 enfermos de todo el territorio se sometieron al tratamiento de CAR-T, procedentes de 80 hospitales españoles. Según explica el Ministerio de Sanidad, el porcentaje mayor de pacientes con cáncer tratados proceden de Cataluña, Andalucía y Madrid. En el caso de Galicia, según los datos del Sergas, fueron 6 los pacientes derivados fuera para recibir el tratamiento y todos ellos enviados a hospitales de Cataluña.

Sanidad alega que la diferencia que existe entre un paciente que ha sido derivado y otro que se atiende en su propia comunidad es de 2 o 3 días en función de la etapa del proceso. Sin embargo, el tratamiento es complejo y si el paciente procede de otra comunidad le obliga a él y a su familia a permanecer largos periodos de tiempo lejos de su casa. Primero se hace la aféresis, de la sangre del enfermo se extraen linfocitos T mediante una técnica parecida a la diálisis. Se necesitan 16 días para este proceso.

Luego en el laboratorio se elabora el tratamiento a medida. Suele tardar de media 48 días. Y luego se administra. Aunque no requerirá estar hospitalizado todo el tiempo y el paciente podrá irse a casa, tendrá que acudir al hospital periódicamente, desplazamiento que se complica si el enfermo vive en otra comunidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

ESPECIAL

PREMIOS OPINIÓN MÚSICA RAÍZ

Premios Opinión da Música de Raíz

Consulta aquí a información dos premios de música do noso diario


Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.

 

Lo último Lo más leído