10 de septiembre de 2020
10.09.2020
La Opinión de A Coruña
Pdta. de la Asociación Galega de Pediatría de Atención Primaria

Amparo Rodríguez Lombardía: "Es fundamental que los padres transmitan seguridad e ilusión con la vuelta al 'cole'"

"Ningún niño con síntomas puede ir a clase. Nada de darles Dalsy para que les baje la fiebre y llevarlos igual. Se estaría poniendo en juego la salud, e incluso la vida, de otras personas"

10.09.2020 | 01:35
La doctora Amparo Rodríguez Lombardía.

Una "parte importante" de las consultas atendidas en los últimos días por los pediatras de Atención Primaria están relacionadas con la vuelta al cole, que hoy arranca de manera escalonada en Galicia, tras seis meses de parón forzoso por la pandemia de SARS-CoV-2. "Al igual que las familias, los profesionales estamos expectantes, y también con cierta preocupación. No tanto por nuestros pacientes, pues la experiencia de estos meses parece indicar que los niños que se contagian de Covid-19 tienen, en general, síntomas leves (y que muchos son, incluso, asintomáticos). El problema está en que a medida que pasen los días, la previsión es que aumenten las consultas y las solicitudes de pruebas PCR, y esto supondrá una sobrecarga más en nuestras agendas, ya de por sí habitualmente saturadas", advierte la presidenta de la Asociación Galega de Pediatría de Atención Primaria, Amparo Rodríguez Lombardía, totalmente partidaria, no obstante, de que los menores retomen la actividad escolar, y que lo hagan además de manera presencial. "Lo necesitan para su desarrollo educativo y emocional", apunta esta facultativa. A los padres les pide que sean "muy responsables" y que "jamás, bajo ningún concepto", lleven a sus hijos al colegio si presentan síntomas que puedan ser compatibles con la Covid-19, y les hace la siguiente recomendación: "Es fundamental que transmitan a sus hijos seguridad e ilusión con el regreso a las aulas".

¿Cómo han vivido los pediatras de los centros de salud los días previos a la vuelta al 'cole'?

Con muchísimo trabajo, tratando de resolver por teléfono el aluvión de consultas que nos han estado haciendo los padres, precisamente, sobre esa cuestión. Todo ello mientras intentamos poner al día los programas de salud que se pospusieron durante los primeros meses de la pandemia, y hacemos campaña proactiva para captar a los pocos niños que hayan podido quedar sin vacunar durante ese periodo. Y, por si fuera poco, en pleno verano, cubriendo las consultas de nuestros compañeros porque no se reforzaron las plantillas durante las vacaciones.

¿Entre el aluvión de consultas que han recibido por parte de los padres en las últimas semanas, cuáles son las más frecuentes?

Los padres están preocupados por la salud de sus hijos y nos piden muchas respuestas que en el actual contexto de incertidumbre no les podemos dar. La experiencia de estos meses parece indicar que los niños que se infectan con el coronavirus SARS-CoV-2 y desarrollan la Covid-19 tienen, en general, síntomas leves. Y que muchos son, incluso, asintomáticos. Lo que sí tratamos de transmitirles cuando nos llaman, a veces muy preocupados, para preguntarnos por los niños, es que quienes son realmente susceptibles a la enfermedad y, por tanto, pueden sufrir complicaciones muy serias, son los abuelos. Solemos aprovechar las consultas para advertirles sobre este tema, ya que muchas familias recurren a los abuelos para cuidar de los pequeños durante la temporada escolar, y en la actual situación es preferible limitar ese contacto, al igual que con otros posibles grupos de riesgo.

¿Qué otras cuestiones preocupan especialmente a las familias?

Hemos recibido muchas consultas de padres de niños con dolencias crónicas pero cuya situación es estable, preguntándonos si necesitarían adoptar alguna medida de protección especial en el colegio, como el uso de mascarillas FFP2 en lugar de las quirúrgicas o higiénicas homologadas, y en ocasiones sí se lo recomendamos. Y también nos han consultado padres de pequeños que sufren patologías concretas y más complicadas, en este último caso, sobre la conveniencia o no de escolarizar a sus hijos en el actual contexto de pandemia.

¿Cuál sería el criterio a seguir en esos casos?

Sobre esta cuestión ya se ha pronunciado la Asociación Española de Pediatría (AEP) y las distintas sociedades científicas han elaborado un listado. En lo que se insiste es en abordar individualmente cada caso, porque a veces se trata de pequeños que ya no podrían ir al colegio en circunstancias normales. A un niño inmunodeprimido, por ejemplo, contraer el SARS-CoV-2 le va a perjudicar, pero igual que lo harían un enterovirus o un virus respiratorio sincitial. No obstante, los pediatras de Atención Primaria no podemos hacer una valoración de si un niño con una dolencia grave puede acudir al colegio o no. Eso le correspondería al especialista concreto que lleve la enfermedad de ese pequeño o, en último caso, a las autoridades sanitarias y educativas. Nosotros solo podemos emitir un informe de situación para los padres. Nunca para el colegio, ya que estaríamos vulnerando la protección de datos.

¿Son partidarios los pediatras del regreso presencial a las aulas en plena escalada de casos de Covid-19?

Nos esperan unos meses muy duros. Las familias están obligadas a hacer un esfuerzo importante para tener un plan B con los niños, eso hay que asumirlo. Pero los niños tienen que retomar las clases de manera presencial. Lo necesitan para su desarrollo educativo y emocional. ¿Que hay que cerrar un aula o un colegio en un momento determinado? Nuestras autoridades sanitarias y educativas lo harán, pero otras aulas y otros centros continuarán funcionando. Estamos ante una situación nueva, todos tenemos que adaptarnos y colaborar. Y los padres, en concreto, han de ser muy estrictos y responsables. Ningún niño con síntomas puede ir a clase. Nada de darles Dalsy para que les baje la fiebre y llevarlos igual al colegio. Estarían poniendo en juego la salud, e incluso la vida, de otras personas.

¿Qué deben hacer los padres si sus hijos presentan síntomas compatibles con la Covid-19?

No hay que agobiarse ni perder la calma. Si pueden contactar con el centro de salud ese mismo día es mejor que ya no esperen al siguiente. Su pediatra les dará las instrucciones que deben seguir y les dirá si es necesario realizar una prueba PCR. Mientras tanto, el niño tiene que permanecer aislado en casa.

¿Y si los síntomas se manifiestan en el centro escolar?

El protocolo de la Xunta en este caso es muy explícito, y además creo que está bien hecho. Cuando un alumno presente síntomas compatibles con la Covid-19 en el colegio, un profesor tiene que trasladarlo a una estancia aislada, cambiarle la mascarilla higiénica por una quirúrgica y llamar por teléfono a los padres.

El protocolo de la Xunta establece que cada colegio cuente con un profesional sanitario en su centro de salud de referencia al que poder dirigirse ante cualquier incidencia o duda. ¿Asumirán los pediatras también esta función?

Ignoro exactamente cuáles son las tareas de esa nueva figura que se cita en el protocolo -le hemos pedido a la Consellería de Sanidade y a los gerentes de área que nos lo aclaren-, pero los pediatras de Atención Primaria no vamos a poder ejercer también esa función. Podríamos asesorar a los colegios si no estuviésemos pasando consulta. Siempre hemos estado dispuestos a colaborar, y lo seguiremos haciendo, pero no podemos con todo.

¿Un último consejo para la jornada de hoy?

Es fundamental que los padres transmitan a sus hijos seguridad e ilusión con la vuelta al cole. Seguridad para que los niños no vayan a los centros nerviosos y preocupados; e ilusión porque el inicio de un nuevo curso es precioso, sobre todo después de tantos meses sin ver a los compañeros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

ESPECIAL

PREMIOS OPINIÓN MÚSICA RAÍZ

Premios Opinión da Música de Raíz

Consulta aquí a información dos premios de música do noso diario


Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.