02 de octubre de 2020
02.10.2020
La Opinión de A Coruña

Centinelas de la salud en el aula

Profesionales gallegas reclaman implantar la figura de la enfermera escolar en todos los centros educativos: "No es una ocurrencia, sino una necesidad; y en pandemia, más"

02.10.2020 | 00:58
Alumnos durante una clase en un colegio gallego.

Claves destacadas

  • Asistencia, prevención y educación en salud. El trabajo de las enfermeras escolares pasa por la “atención a accidentes, dolencias agudas y seguimiento de crónicas”. En cuanto a la actividad preventiva, las acciones más habituales consisten en “identificar problemas sanitarios, gestionar informes médicos, entrevistarse con las familias, asistir a cursos, hacer revisiones al personal y formar a profesores y alumnos” en materias como reanimación cardiopulmonar, manejo de fármacos, higiene postural o prevención de accidentes”
  • Escasa implantación en España. En España, la Comunidad de Madrid es la que cuenta con más enfermeras escolares. No obstante, esta figura “solo está presente en el 20%” de los colegios madrileños. En Galicia, su presencia es anecdótica, limitándose, en el ámbito público, a los centros de educación especial, y a unos pocos colegios privados y concertados

La enfermera escolar es, técnicamente, una docente más, capacitada para mantener el bienestar físico, mental y social tanto de los alumnos, como de los profesores y hasta de las familias. En España, sin embargo, esta figura tiene muy poca presencia, y en Galicia es anecdótica, limitándose en el ámbito público a los centros de educación especial, y a unos pocos colegios privados y concertados. Profesionales gallegas reclaman su implantación: "Es una necesidad; y en pandemia, más"

En la vida profesional de la enfermera coruñesa Ángeles Sánchez hubo un antes y un después hace 23 años, tras el nacimiento de su hija, con parálisis cerebral. "Llevaba doce años ejerciendo en el Complexo Hospitalario Universitario de A Coruña (Chuac), pero la llegada al mundo de mi hija me impulsó a dar un cambio y, en 1997, empecé a trabajar en el colegio Santa María del Mar-Jesuitas, donde pasé de atender a adultos con dolencias graves, a ver a niños con patologías más banales", explica. Sánchez, actual presidenta en Galicia de la Asociación Científica Española de Enfermería y Salud Escolar, reconoce que, por aquel entonces, "ni siquiera sabía" que existía esa profesión. No obstante, desde el primer momento contó con la colaboración del personal sanitario del Hospital Materno Infantil Teresa Herrera, de Atención Primaria y del 061. "Mis excompañeros del Chuac son como una segunda familia para mí. Siempre me han apoyado y me ayudaron a sacar adelante todo esto, sobre todo cuando estaba sola. Desde el curso 2012/13, somos dos profesionales en el equipo. Trabajamos a jornada completa, lo que da un buena idea del volumen de trabajo que tenemos", subraya.

Pese a que lleva más de dos décadas ejerciendo como enfermera en un colegio, Ángeles Sánchez reconoce que su vivencia "no es el reflejo de la realidad". "La figura de la enfermera escolar apenas está implantada en Galicia. Hay mucha disparidad entre unas comunidades y otras, y la nuestra va un poco más lenta en este tema", destaca la presidenta en Galicia de la Asociación Científica Española de Enfermería y Salud Escolar, quien atribuye la escasa presencia -casi anecdótica- de este perfil profesional en los centros de enseñanza al "desconocimiento" sobre su labor. "La mayoría de la gente todavía piensa que nuestro trabajo consiste en poner tiritas y poco más, y para nada es así. Aunque la labor asistencial es la más conocida, el pilar fundamental sobre el que se asienta la enfermería escolar es el de la promoción de la salud y prevención de la enfermedad. De hecho, algunos de los retos sobre los que se cimienta su futuro son la educación para la salud, todo lo relacionado con la adquisición de hábitos saludables desde edades muy tempranas y la prevención de conductas nocivas", señala.

En el ámbito asistencial, Ángeles Sánchez explica que el trabajo de las enfermeras escolares pasa por la "atención a accidentes, enfermedades agudas y seguimiento de dolencias crónicas", siendo las más prevalentes "alergias, asma, diabetes y convulsiones". En cuanto a la actividad preventiva, las acciones más habituales consisten en "identificar problemas sanitarios, gestionar informes médicos, entrevistarse con las familias, asistir a cursos, hacer revisiones al personal y formar a profesores y alumnos en materias como reanimación cardiopulmonar, manejo de fármacos, higiene postural o prevención de accidentes", enumera la presidenta en Galicia de la Asociación Científica Española de Enfermería y Salud Escolar.

Por su parte, Lorena Moreno, vocal en Galicia de la Asociación Nacional e Internacional de Enfermería Escolar y enfermera en el centro de salud de O Milladoiro (Ames) y experta en enfermería escolar por la Universidad Autónoma de Madrid, explica que esa profesión "está muy arraigada en Estados Unidos, en casi toda Latinoamérica y en Europa", especialmente en "Finlandia, Francia -donde incluso hay un marco normativo que la regula- o Reino Unido", donde "lleva implantada desde principios del siglo XX". Todos esos países, sostiene, "están mucho más desarrollados en este sentido y, de la misma forma que se planifica la contratación de profesores en los centros, se hace lo mismo con las enfermeras". En España, sin embargo, "no se ha creado una regulación al respecto, porque no ha interesado. Falta voluntad política", asegura.

"Al tratarse de una materia vinculada a la sanidad y a la educación, las competencias recaen en las comunidades autónomas, por lo que todo depende de la voluntad política de cada una de ellas", advierte la vocal en Galicia de la Asociación Nacional e Internacional de Enfermería Escolar, quien detalla que la Comunidad de Madrid es la que cuenta con un mayor número de enfermeras escolares. No obstante, esta figura "solo está presente en el 20%" de los colegios madrileños.

En el resto de autonomías -continúa Lorena Moreno-, "parece que la situación provocada por la Covid-19 ha hecho que aumente el interés por esta cuestión", aunque también se han producido retrocesos. En Cantabria, por ejemplo, "existió un proyecto piloto durante cinco años, pero se eliminó". En el caso de Galicia, reitera, "hay muy pocos colegios que cuenten con una enfermera escolar". "En el ámbito público, solo es posible encontrarlas en los centros de educación especial. Los demás centros que cuentan con esta figura son todos privados o concertados", especifica la vocal de la Asociación Nacional e Internacional de Enfermería Escolar, quien recuerda que en nuestra comunidad, el año pasado, se presentó al Parlamento una proposición no de ley para potenciar esta figura, "pero no salió adelante pese a ir avalada por 33.000 firmas".

Encuentro

Ángeles Sánchez y Lorena Moreno fueron dos de las ponentes en una jornada organizada, esta misma semana, por el Colegio Oficial de Enfermería de A Coruña, bajo el título La enfermera escolar, un debate inaplazable. En ese encuentro participó también la presidenta de ese órgano colegial, Inés López, quien aseguró que la enfermera escolar, "que puede parecer algo novedoso aquí, no lo es en otros países de nuestro entorno e, incluso, en España, donde tiene una relativa implantación en Madrid, País Vasco, Valencia, Castilla-La Mancha o Murcia". López detalló que, mientras en la comunidad madrileña "trabajan unas 850 enfermeras escolares, en Galicia, Cantabria o las Islas Canarias apenas existen este tipo de profesionales". "Y si abrimos las ventanas al exterior, la enfermera escolar es habitual en Estados Unidos, Francia, Suiza o Inglaterra", agregó.

La presidenta del Colegio Oficial de Enfermería de A Coruña afirmó, además, que allí donde se ha implantado, esa modalidad de la enfermería es "un elemento clave para la promoción de la salud, la prevención de la enfermedad, la educación sanitaria y la formación en temas de salud y bienestar". Y, por supuesto, en la clínica asistencial "para atender heridas o traumatismos leves, casos crónicos o alertas de temperatura, entre otros".

La enfermera escolar "no supone un coste, sino un ahorro", defendió López. "Según la Plataforma Estatal que agrupa a estas profesionales, el coste es de 16/20 euros al año por habitante", mientras que su implantación supondría "el ahorro de unos 2.000 millones de euros anuales solo en los casos derivados de la obesidad y de unos 5.000 millones en el tratamiento y hospitalizaciones de la diabetes".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.