El poeta y académico Francisco Brines (Oliva, Valencia, 1932), "intimista y entrañable", fue galardonado este ayer con el Premio Cervantes 2020, el máximo reconocimiento de las letras en español, según anunció el ministro de Cultura y Deportes, José Manuel Rodríguez Uribes. El fallo de este premio, dotado con 125.000 euros, fue hecho público en una rueda de prensa tras la deliberación del jurado, algunos de cuyos miembros han tenido que participar telemáticamente por la pandemia del coronavirus.

El jurado, que estuvo presidido el director de la Real Academia Española (RAE), Santiago Muñoz Machado, decidió otorgar por mayoría este premio, al considerar que la poesía de Brines, de 88 años, "va de lo carnal a lo metafísico y espiritual, a la aspiración de belleza e inmortalidad".

Brines es uno de los pocos poetas supervivientes de la Generación de los 50 y cuenta ya con otros premios como el Nacional de Literatura, el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, el Internacional de Poesía Federico García Lorca y el Nacional de la Crítica. Un poeta intimista y "entrañable" de la generación del 50 que es uno de los maestros de la poesía española actual y cuyo magisterio es reconocido por todas las generaciones que le han sucedido, indicó el jurado, según el acta leída ayer por el ministro de Cultura.

El ministro, que leyó en la rueda de prensa un fragmento el poema del premiado El otoño de las rosas, destacó que está muy orgulloso de que haya sido galardonado un gran poeta español, un escritor de una "una importancia enorme que debe ser reconocida". Fue una decisión "sabia y justa", señaló el titular de Cultura, que recordó que en numerosas ocasiones no se ha cumplido la regla no escrita que reparte el premio entre España y Latinoamérica, como ha sido en esta ocasión, después de que en la pasada edición recayera en el poeta catalán Joan Margarit.

Respecto a este último, indicó que cuando las condiciones lo permitan se celebrará en la Universidad de Alcalá de Henares la ceremonia de entrega del Premio Cervantes 2019, que no pudo recibir debido a la pandemia del coronavirus.

Desde su creación, el premio se falla a finales de año y se entrega el 23 de abril, día del fallecimiento de Miguel de Cervantes, en una ceremonia en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid), que preside el rey de España. Este año, sin embargo, no pudo celebrarse debido a la pandemia, y los actos de homenaje a Joan Margarit fueron también el 23 de abril, pero en internet.

Cuando las condiciones lo permitan habría entonces dos ceremonias, la de Margarit y la de Francisco Brines "porque son dos premios diferentes y ambos merecen un reconocimiento individualizado", afirmó Rodríguez Uribes.

Margarit formó parte del jurado que concedió el premio a Brines, junto a la galardonada en 2018, la poeta uruguaya Ida Vitale. Además, participó otro Premio Cervantes, el escritor español Eduardo Mendoza, a propuesta de la Dirección General del Libro y Fomento de la Lectura de España.

Además, integraban el jurado el director de la Real Academia Española, Santiago Muñoz Machado; Tatiana Alvarado Teodorika, por la Academia Boliviana de la Lengua; Inés Fernández-Ordóñez, a propuesta de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas; Juan Domingo Argüelles (Unión de Universidades de América Latina); y María Luisa Castro (Instituto Cervantes).

También formaron parte Guillermo Altares, por la Federación de Asociaciones de Periodistas de España, y María Consuelo Eguía, por la Federación Latinoamericana de Periodistas. Algunos miembros latinoamericanos del jurado han tomado parte en las deliberaciones de forma telemática debido a la pandemia del coronavirus.

El poeta valenciano galardonado defiende la poesía como un "ejercicio de tolerancia" fruto de la identificación emotiva del lector con el poema, aunque su contenido sea ajeno a sus convicciones.