El Gobierno elevó ayer a consulta pública la Carta de Derechos Digitales con la que, mediante la ayuda de expertos, busca crear un marco normativo y poner al ciudadano en el centro de las políticas públicas, adaptando derechos actuales al entorno virtual e incorporando nuevos derechos.

La secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, Carme Artigas, participó ayer en un foro digital en el que presentó este primer borrador que "trata de trasladar los derechos analógicos a lo digital, además, de crear nuevos derechos para poder lograr una digitalización más humana".

Artigas explicó que el documento tiene como eje central "reforzar derechos, generar certidumbre y aumentar la confianza de los ciudadanos", además "de buscar que sea un documento que cuente con el mayor consenso posible".

En la redacción de la Carta han participado 18 expertos en distintas disciplinas relacionadas con el entorno del derecho y las tecnologías de la información. "Una de la novedades que aborda es el Derecho a la Identidad, es decir, que puedas presentarte de la manera que tu quieras y esta identidad no sea manipulada por un tercero", adelantó el experto en derecho digital Borja Adsuara.

Por su parte, Manuela Battaglini, la CEO de Transparent Internet, destacó "el derecho a la reparación de nuestros dispositivos", algo que "ayuda tanto a la economía doméstica como al medio ambiente".

Según detalló Artigas, el documento se rige por derechos fundamentales como son la libertad, la igualdad, la participación y la conformación del espacio público o el derecho a la intimidad, además de introducir un concepto nuevo como es el derecho vinculado a la inteligencia artificial. La secretaria de Estado afirmó que la Carta de los Derechos Digitales tiene como objetivo "desarrollar un marco para la producción normativa y las políticas públicas que garantice la protección de los derechos individuales y colectivos ante las nuevas situaciones y circunstancias generadas en el entorno digital".