Ourense y Santiago de Compostela serán las primeras ciudades gallegas en las que se aliviarán las restricciones decididas a principios del mes de noviembre. El comité clínico, reunido desde las 18:00 hasta las 22:00 de hoy, decidió que ambas urbes sigan el camino de alivio decidido primero para O Carballiño y luego para otros seis concellos. En concreto, junto con la ciudad de As Burgas se suavizan las medidas en Barbadás y Pereiro de Aguiar, mientras que a la capital gallega le acompañan Ames y Teo. Además, A Estrada y Ares también pasan a nivel 2. A Coruña y los concellos de su entorno siguen, de momento, con el nivel máximo de restricciones.

Por el contrario, la Xunta ha decidido aumentar las restricciones al máximo nivel en A Guarda y As Pontes. Se mantiene una especial vigilancia sobre Boiro, A Rúa, A Lama, Ordes y Cerceda.