La cuenta atrás para la vacunación contra el COVID es ya una realidad inminente en Reino Unido, que se convertirá en el primer país en inocular la inmunización autorizada la próxima semana; también en EE UU a partir del día 15 y en Rusia, donde se ordenó la vacunación masiva. Mientras, en China un millón de habitantes ya han recibido dosis de una vacuna experimental.

Los reguladores británicos han aprobado la vacuna desarrollada por la empresa estadounidense Pfizer y su socio alemán BioNTech para su uso en el Reino Unido. Con el visto bueno de la Agencia Reguladora de Productos Sanitarios y Médicos, el Reino Unido se convierte en el primer país del mundo en iniciar la vacunación de la población contra el coronavirus la próxima semana, según el ministerio británico de Sanidad. En los ensayos clínicos, la vacuna ha demostrado ser un 95% efectiva y con buenos resultados para todas las personas, tanto jóvenes como ancianos.

Los expertos del organismo regulador “han concluido que la vacuna cumple con los estrictos niveles de seguridad, calidad y efectividad”, explicaron fuentes gubernamentales. El ministro británico de Sanidad, Matt Hancock, aseguró en Twitter que “la ayuda está de camino” y agregó que la Sanidad británica está preparada para “empezar a vacunar a principios de la próxima semana”. “El Reino Unido es el primer país del mundo que cuenta con una vacuna aprobada clínicamente para su suministro”, agregó. Expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) consideraron que esto da esperanzas de que exista “luz al final del túnel”.

El estado de Nueva York espera recibir suficientes dosis de las nuevas vacunas para tratar de inmunizar a 170.000 personas a partir del 15 de diciembre, según indicó el gobernador del estado, Andrew Cuomo. “Esperamos recibir esas dosis si todas las aprobaciones de eficacia y seguridad se cumplen”, indicó Cuomo en Twitter. En una rueda de prensa, el gobernador consideró que con el primer envío de Pfizer y el envío de unas 40.000 dosis de Moderna dos semanas después podrán vacunar primero a todos los internos y todos los empleados en residencias de ancianos, la prioridad en este momento.

Cuomo reconoció que al comienzo, el número de vacunas no permitirá llegar aún a la población general, ya que la siguiente prioridad serán los empleados sanitarios.

El gobernador lamentó la falta de fondos federales y el agujero que ha causado la pandemia en las cuentas del estado, pero incluso barajó la posibilidad de “pagar un incentivo” para que la población se vacune. Varias encuestas realizadas desde el verano muestran que más del 40 % de los estadounidenses no tienen intención de vacunarse por temores sobre la seguridad de las inyecciones o por campañas de desinformación contra las vacunas.

Las autoridades estadounidenses esperan que en junio haya una amplia red de distribución y disponibilidad de la vacuna en todo el país, para comenzar a inmunizar a la población general. Nueva York fue durante la primavera el estado más afectado de todo EE UU, pero ahora está controlando la extensión de la pandemia mejor que estados del Medio Oeste y norte del país.

Por su parte, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, ordenó ayer mismo al Gobierno que comience a finales de la próxima semana la vacunación masiva de la población contra el coronavirus, empezando por los médicos y los profesores. En una vídeo conferencia, Putin señaló que próximamente se habrán producido unas 2 millones de dosis de la vacuna rusa Sputnik V, lo que hace posible empezar la vacunación a gran escala de la población.