Al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, no le convence el plan del Gobierno para la Navidad. En su opinión, permitir reuniones de allegados de hasta diez personas entraña “un riesgo muy alto” y, por esa razón asegura que desde el Sergas serán más “estrictos”. Así, desaconseja encuentros de más de dos unidades familiares y defiende que ése debería ser el criterio y no el número de personas, a lo que añadió que los menores no deberían incluirse en el cómputo. El Gobierno gallego anunció ayer además la creación de equipos de auxiliares de enfermería para intervenir centros de mayores con casos de COVID-19.

A pesar de que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, insiste en que las medidas acordadas en el pleno del Consejo Interterritorial de Salud son “de obligado cumplimiento” para “todos”, el presidente de la Xunta rebaja estas normas a “recomendaciones”. Y, aunque aplaude que se haya fijado un marco común para regular la celebración de fiestas navideñas durante la pandemia, lamenta que es “difuso” y cuestiona a qué se refiere el Gobierno con “allegados”. “Habrá que verlo en el diccionario”, apunta Feijóo. Aunque el Gobierno advierte que “todos” deberán cumplir las normas fijadas por el Consejo Interterritorial de Salud, que además de limitar a 10 el máximo por reunión obliga a cerrar las comunidades entre el 23 de diciembre y el 6 de enero, también se autoriza a las comunidades a endurecer más estas restricciones, si así lo consideran.

Illa pide prudencia en un mes de diciembre crítico Vídeo: Agencia ATLAS | Foto: EFE

“Seguiremos planteando ser más rigurosos”, señaló ayer el titular de la Xunta. “La recomendación es que lo más seguro es celebrar las fiestas con los mismos miembros de la unidad familiar con los que se convive.

Si se juntan dos casas, aumenta el riesgo, pero nos parece razonable”, valoró el presidente gallego, que continuamente apeló “a la responsabilidad individual” de los ciudadanos. “Sería un grave error relajarse. La situación ha mejorado pero eso no quiere decir que en 15 días tengamos una situación problemática”, advirtió.

El Consejo Interterritorial aprueba el plan para evitar contagios por COVID en Navidad Agencia ATLAS / REUTERS

Aunque Feijóo habló en todo momento de “recomendación” a la hora de pedir que no se reuniesen más de dos unidades de convivencia en Navidad, en otras comunidades ya han advertido que endurecerán las normas fijadas por el Ministerio de Sanidad. En Baleares no se ampliará a 10 personas el máximo permitido por reunión y se mantendrá en 6. Y el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, avanzó que “pulirá” la norma del Ministerio sobre el número de comensales del núcleo familiar para la Navidad ya que incluir a personas cercanas puede ser un “coladero”.

Por otro lado, la Xunta acordó ayer crear equipos de actuación rápida, formados por auxiliares de enfermería, que estarán “listos” para entrar en acción en el momento en el que los departamentos de Política Social y Sanidade decidan intervenir una residencia. Se constituirá uno de estos equipos en cada provincia y estarán formados por diez profesionales cada uno. Están diseñados para “actuar con la máxima velocidad y atajar el avance del virus” en una residencia intervenida por el Gobierno gallego.

Cataluña frena su desescalada ante el aumento de contagios

Cataluña frena su desescalada y no pasará el próximo lunes a la siguiente fase debido a un cambio “brusco” en los datos de la pandemia, que han detenido su descenso de las últimas semanas. La velocidad de transmisión del coronavirus (Rt) en Cataluña volvió a subir por tercer día consecutivo y se situó en 0,92, tres centésimas más que el día anterior. “Gestionar un rebrote en esta situación sería complicadísimo”, consideró la consellera de Salud de Cataluña, Alba Vergés. Esto obligará a Cataluña a permanecer en el tramo I de desescalada durante 15 días más.