La sección sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña ha archivado la causa en la que estaban investigados los antiguos director de Asistencia Sanitaria Félix Rubial y la subdirectora de Farmacia del Servizo Galego de Saúde (Sergas) Carolina González-Criado por entender que “no hubo prevaricación” en su actuación al respecto del suministro de los nuevos tratamientos para pacientes de hepatitis C. Sostiene que “se pospusieron y no denegaron” y mantiene que carecen de indicios para vincular que eliminar la demora en el suministro de estos fármacos hubiese tenido efecto en los pacientes.

La causa se siguió en el juzgado de instrucción número 3 de Santiago, que había decretado el sobreseimiento provisional, que la plataforma de afectados recurrió ante la Audiencia Provincial. Esta ve “inexistente” la relación de causalidad entre los fallecimientos de los pacientes y los actos imputables, puesto que “no se aprecia indiciariamente la omisión de un deber de cuidado”, motivo por el que indican que no tienen indicios de que si no hubiese demora en la autorización del fármaco, esto hubiese tenido algún efecto. “Debe reiterarse que desde que el médico que trata al paciente decide solicitar el fármaco hasta que le es administrado al enfermo, hay un largo camino en el que la actuación de los investigados se ciñe al tramo entre la recepción de la solicitud en la subdirección de farmacia y la aprobación del dictamen de la subcomisión”, apunta el tribunal, que sostiene que a los investigados no se les puede atribuir la responsabilidad “de las situaciones previas o posteriores”.

La plataforma de afectados expresó su “frustración y su solidaridad” con las familias de las víctimas de esta enfermedad decretarse el archivo.