La Xunta y la Delegación del Gobierno en Galicia se preparan este sábado para el proceso de vacunación contra el coronavirus que se iniciará mañana en una residencia de mayores de la capital gallega, Santiago de Compostela, el área sanitaria con más casos activos de coronavirus.

Durante la mañana se ha podido ver a efectivos policiales realizando un simulacro de entrega de dosis en la residencia de la tercera edad de Porta do Camiño, en Santiago, que ha funcionado como centro integrado establecido por la Xunta frente a la covid-19 durante estos meses de pandemia.

Por su parte, la Delegación del Gobierno, tiene previsto una reunión para coordinar con los mandos policiales todo el dispositivo que habrá que desplegar para la recepción y custodia de las dosis de las vacunas de Pfizer, que ya han llegado a España y de la que mañana se empezarán a administrar las primeras 500 dosis en Santiago.

Llegan a España las primeras dosis de la vacuna contra la COVID-19 Vídeo: EP | Foto: EFE

Serán, por tanto, un máximo de 250 las personas que podrán vacunarse, ya que es necesario administrar dos dosis de la vacuna a cada uno de los pacientes prioritarios, los usuarios de residencias de mayores y sus trabajadores, que serán atendidos en esta fase preliminar.

El Ministerio de Sanidad ha confirmado este sábado que los primeros lotes de la vacuna de Pfizer han llegado ya a España y que el camión que las transportaba desde el miércoles procedente de Puurs (Bélgica) accedió a las 7:29 horas en un almacén de la farmacéutica en Guadalajara. Según informó la Xunta esta semana, las primeras 500 dosis empezarán a ser dispensadas mañana y no será hasta el lunes cuando se reciba el grueso de las vacunas.

Está previsto que el lunes la comunidad reciba otras 18.000 dosis para completar la primera entrega semanal por parte del Gobierno central, pero no se podrán utilizar ese mismo día por el proceso de descongelado de los propios viales, imprescindible antes de su administración. Así que no será hasta el martes cuando se pueda extender el plan previsto, de manera que la vacuna contra la covid-19 llegue a la totalidad de las siete áreas sanitarias gallegas.

Primero para vacunar a los más de 20.000 usuarios de residencias de mayores y los 17.000 trabajadores de estos centros, después a los 3.000 profesionales sanitarios que están directamente en contacto con pacientes del coronavirus.