Un momento del simulacro realizado ayer la residencia Porta do Camiño de Santiago. | // XOÁN ÁLVAREZ

La residencia de mayores Porta do Camiño de Santiago será hoy, tal como se había previsto, el punto de arranque de la campaña de vacunación contra el COVID-19 en Galicia. Será un comienzo aún simbólico, dado que el plan de vacunación de la comunidad no comenzará a pleno rendimiento hasta el martes, un día después de la llegada de un lote de 18.000 dosis.

A las 07.29 horas de ayer llegó desde Puurs (Bélgica) al almacén de Pfizer en Guadalajara el primer cargamento de esta vacuna, la primera de la historia con tecnología de ARN mensajero que se aprueba para su administración a seres humanos. Las cajas con los viales, diseñadas para la conservación en frío extremo, y cubiertas con grandes adhesivos con la marca del Gobierno de España, fueron custodiadas durante la noche en el cuartel de la Guardia Civil en Lerma (Burgos). El ministro de Sanidad, Salvador Illa, saludó el inicio de la vacunación en España, como “el principio del fin de la pandemia”. El proceso, resaltó Illa, se realiza “de forma coordinada con el resto de Europa”, aunque ayer al menos tres países se adelantaron.

Según avanzó ayer la Delegación del Gobierno en Galicia, la Guardia Civil escoltará el transporte de las vacunas desde Guadalajara, desde donde estaba previsto que partieran anoche con apoyo de la Policía Nacional, que se encargará de la custodia exterior del punto en que se almacenarán las dosis. El delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, presidió ayer una reunión con el jefe superior de Policía de Galicia, José Luis Balseiro, y el responsable de la Guardia Civil, Francisco Javier Jambrina, para abordar el dispositivo de seguridad vinculado a las vacunas, en una operación que implica a los ministerios de Sanidad e Interior.

Simulacro

El lugar elegido es la residencia Porta do Camiño de Santiago, donde ayer el Servizo Galego de Saúde (Sergas) realizó un simulacro del proceso de preparación de la dosis y el comienzo de vacunación de los residentes. El director de Asistencia Sanitaria del Sergas, Jorge Aboal, aseguró en la Radio Galega que todo salió según lo previsto.

La Consellería de Sanidade recordó ayer que con este envío inicial de 500 dosis no se ha podido llevar a cabo el plan de la Xunta de administrar las primeras vacunas simultáneamente en las siete áreas sanitarias de Galicia. Hoy está previsto que se realicen 250 inyecciones, a un ritmo de una cada 5 minutos. Las otras 250 dosis de ese primer lote de 500 quedarán almacenadas en ultracongelación —entre -60 y -80 grados centígrados— para la administración de la segunda dosis, a las mismas personas, dentro de 21 días. Las vacunas cuentan con un registro de control de temperatura.

La distribución capilar de las dosis por Galicia comenzará la próxima semana. Mañana lunes llegará a Galicia el primer envío de las 18.000 dosis semanales previstas, pero su administración se retrasará hasta el martes, debido a los plazos que exige el nuevo fármaco para su descongelación.

Con esta vacuna no se considera que la persona ha obtenido la inmunización completa (con una eficacia del 95% hasta siete días después de la administración de la segunda dosis.) Es decir, no tendremos los primeros gallegos totalmente inmunizados por la vacuna del COVID hasta el 24 de enero.

No se ha hecho pública la hora de comienzo de la vacunación en la residencia Porta do Camiño de Santiago, aunque está previsto que a las 12.00 horas realicen una primera evaluación del proceso el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, y la conselleira de Política Social, Fabiola García. Por motivos sanitarios y de seguridad, los medios de comunicación no podrán acceder al centro.

No se sabe aún quién será el primer gallego o gallega al que se le inyectará la vacuna Comirnaty de Pfizer-BioNTech, pero hay pistas sobre quiénes la recibirán en primer lugar en España: será un nonagenario usuario de la residencia Los Olmos de Guadalajara y un trabajador de este centro, que cuenta con 70 usuarios y casi 120 empleados.

Estaba acordado que las vacunaciones comenzara de manera prácticamente simultánea a en toda la UE, pero al menos tres países se adelantaron un día: Alemania, Hungría y Eslovaquia. Hungría fue el primer país en hacerlo al vacunar a una médico de Budapest, Adrienne Kertész. En Alemania, la primera en recibir la vacuna fue una mujer de 101 años llamada Edith Kwoizalla. En Eslovaquia, el ministro de Sanidad informó de que la vacunación comenzaba ayer en el Hospital de Nitra, al suroeste del país.

Inyecciones con “nombre y apellidos”

Según explicó ayer el director de Asistencia Sanitaria del Sergas, Jorge Aboal, cada vacuna saldrá del almacén “con nombre y apellidos” de la persona a la que será suministrada, porque cada una irá destinada a un individuo concreto. Para ello se cuenta con un listado de residentes que especifica quien acepta vacunarse y quien lo rechaza. Estos últimos, o sus tutores legales, tuvieron que dejar constancia por escrito de su decisión y las razones por las que lo rechaza. Cada vacuna administrada se registrará con el nombre y la fecha de administración y se controlarán todos los parámetros. A los 21 días, a cada usuario vacunado se le inyectará la segunda dosis. En la historia clínica electrónica de cada persona se incluirá un certificado de vacunación que podrá descargarse y que podrá tener el paciente. Además, se pondrá en marcha un código vacuna que permitirá activar al 061 ante cualquier tipo de incidencia o reacción. Según los expertos, la vacuna es segura y, en todo caso, produce efectos adversos habituales en otro tipo de vacunas, como dolor en la zona de la inyección, cefalea, fatiga o malestar temporal.

Inmunización