La farmacéutica estatal china Sinopharm reveló ayer que una de sus candidatas a vacuna contra el COVID-19 tiene una efectividad del 79,34% y que ha solicitado autorización a las autoridades del país asiático para comercializarla. Se trata de la primera vacuna de las varias chinas que han concluido la fase 3 de ensayos que anuncia oficialmente su efectividad en el gigante asiático, aunque las autoridades de Emiratos Árabes Unidos (EAU), uno de los países que participaron en las pruebas, habían indicado a principios de mes que contaba con una eficacia del 86%.