La situación del coronavirus A Coruña, Santiago y sus áreas sanitarias preocupara de tal manera que el comité clínico que asesora a la Xunta valora adoptar nuevas restricciones para frenar el avance del COVID-19. Una de estas medidas es limitar la movilidad por franjas de edad, especialmente en los jóvenes, con una importante tasa de pacientes asintomáticos que favorece el contagio.

El conselleiro de Sanidad, Julio García Comesaña, avanzó ayer que de la reunión que el próximo viernes mantendrá el comité clínico pueden salir medidas que contribuyan a una reducción mayor de la movilidad en las ciudades de A Coruña y Santiago, donde hay un deterioro de los datos epidemiológicos. “Actuaremos de forma clara” ese día, anticipó en una entrevista concedida a esRadio, pero expone que se operará “seguramente” por “edades” y con la vista puesta en determinados “colectivos”; de momento sin más precisión.

El responsable del departamento sanitario cree que “casi con toda certeza será así” y de ello se ha hablado con los alcaldes, ha dicho, y también con regidores de estos entornos, pues sobre las comarcas se está llevando a cabo también una especial vigilancia. “La situación en Galicia apunta hacia un crecimiento”, ha subrayado García Comesaña, que, con todo, indica que es “asimétrico”, pues hay partes “en pequeño descenso” o en “estabilización”.

La incidencia acumulada gallega es, según los últimos datos, de 201 casos por cada cien mil habitantes a 14 días y de 112,5 a siete, mientras que en España estas cifras son 272 y 141,56, respectivamente.

Galicia interrumpe hoy las vacunaciones contra el COVID-19 que se reanudarán mañana con casi 6.000 casos activos, una cifra que no se alcanzaba desde el puente de la Constitución. En su actualización diaria de datos, el Sergas notificó 5.991 personas infectadas con el virus, 86 más que hace un día. El área sanitaria de Vigo es la única que se desmarca del repunte generalizado en la comunidad, con Santiago como principal foco de la pandemia y A Coruña con el mayor incremento de enfermos.

La subida se traslada también a la presión hospitalaria, con más ingresos en UCI y en unidades convencionales. En total, los hospitales gallegos asisten a 398 pacientes con coronavirus: 56 (+2) en estado grave y 342 (+8) con una evolución estable. A Coruña es el área que concentra más enfermos críticos, 17, seguida de Santiago, con 13, Vigo, con 12, y Pontevedra, con 11. En el extremo opuesto, Ourense solo contabiliza a dos personas; Ferrol, a una; y Lugo, ninguna.

En las últimas horas se han realizado 4.209 pruebas PCR que han arrojado 298 positivos. Es una cifra inferior a las comunicadas por el Sergas en las fechas previas, con un número de contagios diarios por encima de los 400. Además, el impacto de los nuevos diagnósticos sobre las estadísticas se ha visto suavizado por las altas médicas, 259.