La gerencia del Complexo Hospitalario Universitario de A Coruña (Chuac) reconoce que el centro ya ha tenido que aplazar alguna cirugía no urgente y prevé tener que seguir reprogramando parte de la actividad quirúrgica ante el fuerte incremento del número de pacientes ingresados con coronavirus. Solo en quince días, la cifra de hospitalizados con COVID aumentó un 70% al pasar de los 81 ingresados el 31 de diciembre (63 en planta y 18 en UCI) a los 138 de ayer (112 en camas convencionales y 26 en críticos). Un aumento de la presión asistencial que también ha obligado a habilitar otra área para pacientes COVID en el centro —parte de Traumatología—, con lo que ya son cinco las unidades destinadas a estos enfermos a las que suma una parte de la Unidad de Infecciosas, área natural a la que deberían ser derivados los afectados por el virus.

Los ingresos hospitalarios por COVID crecen en toda Galicia, pero A Coruña se lleva la peor parte. Uno de cada tres pacientes con coronavirus que precisa cuidados hospitalarios está en el área sanitaria coruñesa: 150, según el último balance del Sergas. Para encontrar una cifra más alta (155) hay que remontarse a finales de noviembre. Y aunque se reparten por todos los centros hospitalarios del área, la gran mayoría (138) se encuentran en el Chuac.

Ante este progresivo aumento de nuevos ingresos —15 más solo en las últimas 24 horas—, desde la dirección del Chuac reconocen que es preciso reorganizar la actividad quirúrgica. Aunque por el momento no se trata de aplazar toda la actividad no urgente —algo que sucedió en la primera ola, donde solo se mantuvieron las intervenciones oncológicas o de mayor gravedad—, sí confirman que ya se han anulado algunas operaciones programadas no urgentes y si la evolución de los pacientes ingresados continúa al alza, prevén que habrá que seguir aplazando algunos procesos. Médicos del centro coruñés explican que cuando se llega al punto de demorar cirugías se debe por una parte a que se precisa que los anestesistas estén colaborando en las unidades de críticos y sobre todo a que se necesitan camas libres para hospitalizar a más pacientes contagiados del nuevo virus.

Pero el Chuac no es el único hospital gallego en el que se han tenido que aplazar ya algunas cirugías. El Sergas reconoce que se reprograman operaciones también en las áreas de Santiago y Ferrol con el objetivo “de garantizar la disponibilidad del número de camas que puedan ser necesarias para enfrentarnos a la tercera ola”. Sanidade explica que las cirugías que se aplazarán “son aquellas intervenciones con ingreso, complejas, que pueden requerir en el postoperatorio el uso de camas de críticos” y asegura que las cirugías urgentes, oncológicas, ambulatorias o que se incluyan en la ley de garantías continuarán con normalidad. De hecho, señala que la liberación de algunos quirófanos en A Coruña y Santiago permitirá realizar procedimientos de cirugía mayor ambulatoria, lo que puede incluso permitir aumentar “el número de pacientes operados”.

La cancelación de la actividad quirúrgica no urgente ya es una opción a la que se han sumado diferentes autonomías. El Gobierno de la Comunidad Valenciana, donde están ya cubiertas el 45% de camas UCI y la incidencia de casos por cien mil habitantes rebasa ya los 600, ha ordenado que se aplacen todas las operaciones y pruebas diagnósticas que no sean de carácter urgente. Lo mismo sucede Murcia y La Rioja, en algunos hospitales catalanes o en Cádiz, donde ya solo se realizan aquellas operaciones que obligan a estar menos de tres días ingresados. Extremadura, por su parte, todavía no aplazado operaciones pero ya se plantea tener que hacerlo.

Que el número de pacientes ingresados por una única patología que además es contagiosa y obliga a rigurosos protocolos de seguridad como el coronavirus se haya incrementado un 70% en apenas dos semanas obliga además a los hospitales a readaptar sus instalaciones. Zonas que estaban destinados a pacientes de otras patologías acogen ahora a quienes se infectan por el nuevo coronavirus.

En el caso del Chuac ya son cinco las zonas, a priori no pensadas para pacientes con una enfermedad infecciosa, pero a donde se derivan los contagiados de coronavirus: la zona norte de Medicina Interna, Neurocirugía, Cirugía Plástica, Urología y Traumatología, que se habilitó esta misma semana para ser una nueva unidad de enfermería para enfermos COVID.

Desde la gerencia no descartan tener que habilitar más unidades y se hará en función “de la demanda”. “Cada área tiene una media de 32 camas y hoy tenemos a 112 ingresados y es suficiente, pero se abrirán nuevas según la demanda”, explicaban ayer desde el hospital. Los 150 hospitalizados en toda el área sanitaria —contando los pacientes en planta y en la UCI— todavía están lejos del pico de 266, la cifra máxima en pandemia que se registró en el mes de abril. Entonces, el hospital de campaña instalado en Expocoruña estaba listo para ponerse a funcionar en solo 24 horas si fuera necesario. Pese a que las cifras de hospitalización todavía están lejos de las de abril, la cifra de ingresos se ha disparado en las últimas semanas. Si eran 74 los pacientes que pasaron Nochebuena ingresados en A Coruña, doce días después ya rebasaban el centenar y se han duplicado desde entonces y hasta el día de ayer.

Evolución de la pandemia

El área sanitaria de A Coruña se sitúa a la cabeza del avance de esta tercera ola. Son ya 2.469 los pacientes que tienen actualmente coronavirus tras sumar 209 más en las últimas 24 horas, lo que la sitúa como el área con más casos activos de toda Galicia, seguida de lejos por Santiago (1.983). El nuevo incremento en el área coruñesa llega después de batir un nuevo récord de positivos diarios: 256, por encima de los 229 del día anterior o los menos de 200 de las jornadas previas y la sitúa también a la cabeza de la comunidad, seguida de los 197 del área compostelana. Los datos del Sergas revelan además que se realizaron 2.498 PCR en la demarcación sanitaria coruñesa y que solo 88 pacientes recibieron el alta médica en la última jornada.

En cuanto a las residencias de mayores, las más afectadas en al área son la DomusVi de Vimianzo con 56 usuarios y 22 trabajadores contagiados y Santa Teresa Jornet de A Coruña (15 y 10). En los centros escolares hay 374 casos en alumnos o trabajadores.