El consejero de Salud de Murcia, Manuel Villegas, ha pedido perdón a quienes se hayan podido sentir “decepcionados” por haberse vacunado, junto a más de 400 altos cargos y funcionarios de su departamento, contra el coronavirus. Tras resistirse durante horas a abandonar el cargo después de conocerse su modo de proceder, finalmente, a media tarde de ayer comunicó que dimitía.

En una rueda de prensa facilitada por la mañana, había reconocido el malestar de muchos ciudadanos que están a la espera de ser vacunados, si bien insistió en que había actuado con transparencia y “pleno convencimiento” de que hay que proteger “al personal que trabaja incansable de forma directa e indirecta” desde hace 10 meses en la lucha contra el coronavirus.

En esa comparecencia, reconoció que se vacunó la semana pasada junto a 460 profesionales de su departamento y del Servicio Murciano de Salud, entre los que figuran rastreadores, informáticos, administrativos, personal de laboratorio o inspectores.

Este modo de proceder fue criticado por todos los grupos políticos. Desde el suyo, el PP, Cayetana Álvarez de Toledo pidió su dimisión y la portavoz de Sanidad del PP aragonés, Ana Marín, dijo que su actitud era “absolutamente censurable”.

También exigió su cese la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas: “Es absolutamente intolerable e indignante que haya políticos que se hayan saltado la cola y que se hayan puesto los primeros para vacunarse. Esto no lo entiende absolutamente nadie y es un insulto a todas las personas mayores, a los enfermos crónicos y a los sanitarios que están pacientemente esperando que les llegue la vacuna”.

Desde Vox, también calificaron el proceder de Villegas como “intolerable” comunicando su “máxima repulsa” ante la misma.

Por su parte, la portavoz autonómica de Ciudadanos Región de Murcia, Ana Martínez Vidal, consejera de Empresa, Industria y Portavocía del Gobierno en coalición entre PP y Cs, lo conminó a dejar el puesto ya que “el protocolo de vacunación es muy claro en la Región de Murcia. A los Consejeros no nos corresponde vacunarnos todavía y es muy importante que seamos ejemplares. Este comportamiento no es admisible”.

El coordinador autonómico de Podemos, Javier Sánchez Serna, consideró un “disparate injustificable” la vacunación de Villegas y el socialista José Antonio Peñalver consideró que el consejo se había “equivocado” al tiempo que calificó la situación de “escándalo” .

La polémica se repite en dos hospitales vascos

Los directores gerentes de los hospitales de Basurto y Santa Marina, Eduardo Maiz y José Luis Sabas, respectivamente, también dimitieron ayer después de que se hiciera público que habían recibido la vacuna contra el COVID-19 antes de lo que marca el protocolo para su administración. El departamento de Salud confirmó su renuncia, “tras no cumplir con el protocolo establecido para la vacunación”. Tanto Sabas como Maiz habían sido concejales del PNV en el Ayuntamiento de Bilbao antes de ocupar la dirección de ambos centros. El director del hospital de Basurto ha enviado un correo interno a los trabajadores del centro, en el que se despide de los profesionales, sin mencionar las causas de su marcha.