La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha pedido un informe al Jefe de Estado Mayor de la Defensa (Jemad), el general Miguel Ángel Villarroya, tras conocer que ha recibido la primera dosis de la vacuna contra el COVID-19 junto a otros altos cargos militares del Estado Mayor de la Defensa. Robles aseguró que no conocía la información hasta verla publicada en los medios de comunicación y pidió un informe al Jemad para conocer en detalle el protocolo que se ha seguido para establecer las prioridades de vacunación entre los militares.

Fuentes del Estado Mayor explicaron que las Fuerzas Armadas cuentan con su propio cupo de vacunas dentro del reparto del Ministerio de Sanidad y, dentro de ellas, el Estado Mayor redactó un protocolo que prioriza al personal sanitario, miembros de las misiones internacionales y después la cadena de mando, siguiendo un criterio de edad. Dentro de este tercer grupo se encuadraría tanto el Jefe de Estado Mayor ya inmunizado como otros altos cargos militares, según han explicado, ya que los generales son habitualmente los efectivos de más edad. Sin embargo, también han recibido la vacuna suboficiales o personal civil.