El president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, anunció ayer la adopción de nuevas medidas ante la evolución de la pandemia, entre las que se encuentra la limitación de las reuniones a los convivientes en el espacio privado y a dos personas de dos núcleos de convivencia distintos en el espacio público, así como el confinamiento perimetral municipal de las ciudades de más de 50.000 habitantes durante los fines de semana y festivos.

Así lo indicó el president de la Generalitat, Ximo Puig, tras un encuentro celebrado ayer con la consellera de Sanidad, Ana Barceló, la subsecretaria, Mònica Almiñana, y la secretaria autonómica de Salud Pública y del Sistema Sanitario Público, Isaura Navarro.

Estas nuevas medidas entran en vigor hoy lunes y se extenderán hasta el 15 de febrero. En primer lugar, se establece la limitación las reuniones a los convivientes en el espacio privado, salvo excepciones, y a un máximo de dos personas de dos núcleos de convivencia distintos al aire libre salvo que se trate de convivientes.

En ambos casos se exceptúan las reuniones laborales o institucionales, actividades en el ámbito educativo y los cuidados a personas vulnerables (mayores, menores).

Asimismo, se prorroga el confinamiento perimetral autonómico y se decreta el municipal de las ciudades de más de 50.000 habitantes durante los fines de semana y festivos. Estas son Valencia, Alicante, Elche, Castellón, Torrevieja, Torrent, Orihuela, Gandía, Paterna, Benidorm, Sagunt, Alcoi, Sant Vicent del Raspeig, Elda-Petrer y Vila-real.

El confinamiento perimetral municipal se aplicará desde las 15.00 horas del viernes a las 6.00 horas del lunes siguiente. Puig pidió “un esfuerzo más” tras “la peor semana desde el inicio de la pandemia”.