Lucía Almagro | Divulgadora científica

“La vacuna de la gripe tiene una eficacia del 50% y nadie se ha quejado”

“La planificación tendría que ser la misma para todas las comunidades”

Lucía Almagro, en el laboratorio.

Lucía Almagro, en el laboratorio. / verónica roche

Verónica Roche

La divulgadora científica Lucía Almagro informa a diario de la situación general del COVID a miles de seguidores en Instagram, a la vez que concreta también datos sobre la vacunación.

La vacuna AstraZeneca está indicada para personas entre 55 y 18 años. ¿Son todas las vacunas igual de recomendables, teniendo en cuenta que esta tiene un 76% de eficacia frente al 93% de Pfizer?

Las autoridades sanitarias han decidido no administrar la vacuna a mayores de 55 y menores de 18 por falta de datos en los ensayos clínicos. No hay suficiente cantidad de voluntarios de esa edad (mayores de 55) como para poder valorar de manera correcta la eficacia (según indican las autoridades sanitarias). En cambio, hay países que sí han decidido administrarla. La eficacia es distinta, y probablemente si es menor la de Astrazeneca, la efectividad ser verá afectada. La eficacia es cómo funciona en un grupo controlado (en un ensayo clínico), la efectividad es cómo funciona en la población general y la eficiencia está relacionado con los recursos utilizados para llegar al objetivo (que no se mide en este caso). Son conceptos distintos que se suelen confundir. Cabe destacar que no debemos estar asustados porque nos toque ponernos la vacuna AstraZeneca al ver una eficacia más baja que otras, si tenemos en cuenta que la de la gripe tiene una eficacia del 40-60% y nadie se ha quejado nunca de ello.

Hay sanitarios de la privada en primera línea que no han sido vacunados.

Si aún hay sanitarios de primera línea que no han recibido sus dosis, definitivamente algo no se está haciendo bien. No entiendo por qué los sanitarios de empresas privadas aún no han recibido ni una sola dosis, cuando ellos también se encuentran en contacto directo con enfermos, mientras que en otras comunidades sí se está haciendo. Creo que la planificación de la vacunación tendría que ser la misma para todas las comunidades y de manera equitativa.

Muchos sanitarios afirman que el plan de vacunación es discriminatorio.

Los sanitarios deberían ser de los primeros grupos en vacunarse, teniendo en cuenta que están en contacto directo con personas que están enfermas. Son ellos los que se exponen diariamente al virus y exponen a otras personas con las que entran en contacto día a día. A pesar de toda la protección, son muchas horas de exposición y a altas cargas virales que al final hacen muy probable el contagio. Además de ser importante para protegerse a ellos mismos, también es importante para proteger a su entorno, a sus pacientes..

La ciudadanía está agotada mentalmente. ¿Qué mensaje lanzaría?

Lo que me gustaría transmitir es que esto se va a acabar. En cuanto las personas de riesgo comiencen a vacunarse, y la presión sanitaria disminuya, el panorama será muy distinto. Mientras tanto, solo nos queda trabajar en equipo e intentar en la medida de lo posible cumplir con todas las medidas. Cuantos más seamos, antes acabará esto, porque se lo pondremos mas difícil al virus. Se también que hay mucha preocupación con las nuevas variantes, pero quiero transmitir un mensaje de tranquilidad, porque nuestro sistema inmunitario es mucho más complejo de lo que pensamos, y es capaz de adaptarse a todos estos cambios que el virus va realizando y luchar contra él. De momento las vacunas no han demostrado que pierdan eficacia frente a las nuevas variantes, y es completamente normal que vayan apareciendo nuevas, porque ahora mismo la transmisión del virus es muy alta. Todo acabará pronto, mucha paciencia y mucha fuerza a todas aquellas personas que estén ahora mismo luchando por llevar su vida adelante a pesar de todos los problemas.