El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ya había asegurado hace unos días que la variante británica era la dominante en la comunidad gallega y ayer puso cifras a esta situación. Feijóo reconocía que el 63% de las muestras que se secuencian en Galicia ya responden a esta cepa, una tasa que, aseguró, “llega al 80% en algunas áreas como la de A Coruña”. “De ahí que tenga una incidencia tan alta”, señaló. Feijóo reconocía además que la evolución “explosiva” que ha tenido la pandemia en esta tercera ola se debe muy probablemente a la presencia de las nuevas variantes y aunque reconoce que les gustaría “poder avanzar más rápido” en la desescalada, no pueden hacerlo debido a que la presión hospitalaria y sobre todo en las UCI todavía es muy elevada. Aunque Galicia tenía ayer 146 pacientes en críticos, lo que supone un 108% menos que en el pico de la tercera ola (cuando había 254 el 7 de febrero), Feijóo asegura que la presión en algunas áreas es alta.