La canciller alemana, Angela Merkel, afirmó ayer que los socios europeos pondrán en marcha un pasaporte de vacunación del coronavirus “para el verano” que podría hacer “posibles” los viajes dentro de la Unión Europea (UE). En la rueda de prensa que ofreció al término de la cumbre virtual con la presencia de líderes de la UE, la mandataria explicó que todos los socios estaban de acuerdo en el desarrollo de un sistema que permita compatibilizar los diferentes pasaportes de vacunación que están elaborando los 27.

La Comisión Europea (CE) tiene ahora un plazo de tres meses para definir las condiciones técnicas de este futuro sistema y los líderes confían en que esté operativo “en los próximos meses” y “para el verano”, según explicó la canciller. Esta iniciativa podría servir así para volver a poner en marcha los desplazamientos internacionales dentro de la Unión Europea y posiblemente también facilitaría los viajes con algunos “terceros países”, apuntó la Angela Merkel, quien no habló en ningún momento de turismo.

Merkel reconoció que mientras se resuelven las cuestiones técnicas habrá que afrontar asimismo los detalles políticos de estos pasaportes de vacunación, aún pendientes. Destacó, por ejemplo, que para que se permita viajar a las personas inmunizadas primero, por equidad, debe haber podido ofrecerse la posibilidad de vacunarse a todas las personas. Cualquier otra opción sería una injusticia, consideró con rotundidad.

Asimismo resaltó que no solo las personas con pasaporte de vacunación podrán viajar y que este sistema se convertiría en una opción “complementaria” más para permitir los viajes internacionales en condiciones de seguridad a la vez que se controla la propagación del coronavirus.

Medidas actuales

En la actualidad se recurre principalmente a los test PCR, las cuarentenas de al menos cinco días y los registros digitales para posibilitar el seguimiento en la mayoría de países comunitarios. Las vacunas para el coronavirus, indicó a este respecto Merkel, no están autorizadas para menores de 18 años en la UE, por lo que no se podría limitar los viajes a aquellos inoculados.