El comité clínico de Galicia para la evolución del coronavirus ha propuesto a la Xunta, en su reunión de esta tarde, levantar el cierre de los concellos del área sanitaria de Ferrol, que recuperan su movilidad con el resto de Galicia, y mantener cerradas las de A Coruña y Pontevedra, ha informado la Xunta. El concello de Soutomaior, en Pontevedra, es el único que permanece en nivel máximo de restricciones.

Todos los concellos del área sanitaria coruñesa —incluidos Ponteceso, Corcubión y Curtis que en la última revisión estaban en el nivel máximo— se encuentren en el nivel alto, es decir, ya no hay ningún ayuntamiento del área con cierre perimetral que impida salir del municipio o con toda la hostelería cerrada. A partir de la medianoche del viernes, que es cuando entran en vigor las medidas aprobadas hoy, todos los residentes en el área sanitaria coruñesa podrán moverse libremente entre los municipios de la demarcación pero no podrán ir a otras zonas de Galicia aunque se encuentren en su mismo nivel.

Las áreas sanitarias de A Coruña y de Pontevedra continuarán cerradas, con todos sus concellos en nivel alto, por lo que la movilidad solo está permitida dentro de cada área sanitaria. En ellas, la hostelería puede abrir hasta las seis de la tarde, con el 50% de aforo en las terrazas, pero con el interior clausurado. También quedan en este nivel los concellos de Cariño, Guitiriz, Lourenzá, Pobra de Brollón, Tordoia, Porto do Son, Mos, Mondariz, Pazos de Borbén y Boborás.

El resto de los concellos gallegos quedan en nivel medio, donde la hostelería, a diferencia del nivel alto, puede abrir su interior al 30% del aforo. Todas estas medidas entrarán en vigor a las 00.00 horas de este viernes, día en el que comenzarán a ser efectivas.