El ministro de Universidades, Manuel Castells, aseguró ayer ser favorable a la creación de universidades privadas porque “aumentan la oferta educativa” y siempre y cuando sean “de calidad” y no “negocios”. Así lo señaló en una comparecencia ante la Comisión de Universidades del Senado.

Asimismo, y ante las últimas protestas por los exámenes presenciales en el campus, castells propuso reforzar y actualizar las medidas de prevención para las pruebas de junio en los campus, entre ellas ampliar el número de aulas, redistribuir a los alumnos y permitir que acudan a las sedes universitarias más cercanas a sus casas. Se trata, señaló, de evitar aglomeraciones.

El titular de Universidades planteará el próximo lunes a las comunidades la reducción de los precios de los másteres habilitantes para equipararlos a los precios de los grados. Según avanzó en el Senado, se reunirá con los consejeros autonómicos en esa materia en la Conferencia General de Política Universitaria. El objetivo, según Castells, es conseguir que los másters que habilitan a un profesional para ejercer una profesión regulada (como es el caso de los abogados o los profesores), no tengan “precios desorbitados”. “Son de los más altos de Europa”, lamentó.