Un pueblo de la Comunidad Valenciana ofrece casa y trabajo para reabrir el colegio y el bar

El municipio necesita al menos a tres niños para devolver la actividad a la escuela, que lleva ocho años cerrada

Torre d’en Doménec, el municipio de Castellón que ofrece trabajo y casa gratis.

Torre d’en Doménec, el municipio de Castellón que ofrece trabajo y casa gratis.

David Donaire

Casa gratis para una familia a cambio de regentar el bar municipal y llevar niños al pueblo para reabrir el colegio. Esa es la oferta que lanza el Ayuntamiento de la Torre d’en Doménec, un pequeño municipio de la Plana Alta (Castellón) de unos 160 habitantes.

El alcalde del municipio, Héctor Prats (PP), hace un llamamiento para atraer a alguna pareja con hijos que les ayude a recuperar estos dos servicios vitales para el desarrollo de la localidad. De hecho, «hace entre ocho y nueve años» que la escuela está cerrada y no tienen bar (hasta entonces gestionado por manos privadas) desde enero.

Como maestro de profesión, el primer edil reconoce que él tampoco llevaría a su hijo a una escuela «en la que estuviera solo y no pudiera relacionarse con nadie más», pero aprovechando que ahora mismo en el pueblo se da la circunstancia de que hay tres menores en edad escolar, cree que es una «lástima» que tengan que irse a estudiar fuera a otros municipios.

Conversaciones con el director territorial de Educación

Por eso, y tras haber contactado previamente con el director territorial de Educación, Alfred Remolar, el alcalde cifra en una horquilla de «entre seis y siete» los alumnos que necesitarían para que las puertas del colegio de la Torre puedan volverse a abrir tras tantos años. «Por tanto, nos hacen falta un mínimo de tres niños más», confiesa Prats, que se marca el objetivo de reunir esa cifra.

Torre d’en Doménec, el municipio de Castellón que ofrece trabajo y casa gratis.

Torre d’en Doménec, el municipio de Castellón que ofrece trabajo y casa gratis.

Como aliciente, el consistorio ofrece casa y trabajo a las familias interesadas. La elegida se encargaría de llevar el nuevo bar municipal, lo que además de dar una salida laboral a esos nuevos residentes, permitiría a la localidad recuperar el punto de reunión por excelencia de los vecinos y los visitantes de fin de semana.

Este establecimiento de hostelería estará ubicado por ahora en el hogar del jubilado, un espacio, ubicado al lado del frontón, que cuenta con barra, mesas, cámara frigorífica e incluso una pequeña terraza con barbacoa, de modo que ya está equipado con todo el mobiliario necesario de cara a una apertura inmediata.

Bar de Torre d'En Domenec

Bar de Torre d'En Domenec

Aunque avisa de que la casa que prestan para vivir «no será de grandes comodidades», el alcalde pone en valor que es un «sacrificio» que asume el consistorio para ayudar a que la familia que se instale en la Torre d’en Doménec pueda «arrancar y salir adelante» durante los primeros meses de estancia.

Criterio de "idoneidad"

En pleno proceso de redactar las bases, el principal criterio que seguirá el Ayuntamiento a la hora de baremar a las familias candidatas será el de «idoneidad», es decir, que reúnan los requisitos «adecuados» para poder asumir el bar y contribuyan a reabrir el colegio. Los interesados ya pueden contactar con el Ayuntamiento a través del teléfono 964 707 096.

El espacio cuenta con barra, mesas y cámara frigorífica para que el local pueda ser reabierto como bar de forma inmediata, nada más se instale la familia.

Quieren encontrar a la familia antes de verano

Si bien no se marca un plazo concreto para encontrar a la familia en cuestión, el alcalde sí quiere que "el nuevo bar esté en funcionamiento en verano", por lo que confía en poder seleccionar a estos nuevos residentes antes de la llegada del periodo estival.

Este llamamiento público de ofrecer casa y trabajo en beneficio del desarrollo del pueblo es una fórmula que también utilizó recientemente el Ayuntamiento de Zucaina, que lanzaba un SOS para salvar su colegio. El éxito de esta fórmula fue tal que en menos de 10 días recibieron cerca de 7.000 peticiones de familias interesadas. Una aceptación que, sin duda, el consistorio de la Torre d'en Doménec busca replicar ahora.