Un equipo internacional de investigadores ha descubierto cómo funciona la proteína considerada como la “guardiana” del genoma, un hallazgo que puede llegar a ser fundamental para comprender cómo se producen las mutaciones que conducen al desarrollo de algunos tipos de tumores. Lo consiguieron investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) en colaboración con científicos del Leiden University Medical Center y el Cancer Institute (ambos de Países Bajos) utilizando técnicas de “criomicroscopia electrónica” (una técnica de microscopia que usa muestras a temperaturas extremadamente bajas).

Los investigadores descubrieron mediante esas técnicas cómo funciona esa proteína (llamada “MutS”) y cómo es capaz de reparar los errores que se pueden producir en el material genético durante la división celular, informó ayer el CNIO tras la publicación de los resultados de este trabajo en Nature Structural and Molecular Biology.