La carga viral presente en las aguas residuales de A Coruña, Cambre, Arteixo, Culleredo y Oleiros no deja de aumentar desde el pasado 24 de marzo y se sitúa a niveles similares a los de principios de febrero cuando en todo el área sanitaria se rebasaban los 5.000 infectados de coronavirus (ahora son 628), según los últimos datos del equipo CovidBens que analiza la presencia de coronavirus en las aguas fecales de la Estación Depuradora de Aguas Residuales de Bens (Edar). Los responsables de este proyecto recuerdan que estos análisis permiten predecir aumentos o bajadas en la incidencia del virus en la comarca ya que “han demostrado adelantarse hasta 18 días con respecto a los casos reportados por el sistema sanitario”.

Activo desde el pasado mes de abril, el proyecto CovidBens da un paso más y a partir de ahora no solo informará de la carga viral presente en las aguas —hasta marzo además hacían una predicción de cuántos infectados habría en el área, algo que se paralizó para poder actualizar el modelo predictivo teniendo en cuenta factores como la vacunación y la presencia de la cepa británica— sino que reflejará los resultados de la secuenciación de las diferentes variantes del coronavirus halladas en las aguas fecales e indicará qué porcentaje representa cada una de ellas en el total de carga viral presente, según informaron ayer desde el Concello de A Coruña.

Con motivo del primer aniversario de CovidBens, la presidenta de Edar Bens SA y alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, quiso resaltar ayer este proyecto “pionero”, llevado a cabo por una empresa pública en colaboración con la Universidade da Coruña y otros organismos científicos públicos. “CovidBens es un elemento clave en la toma de decisiones de las autoridades sanitarias en la lucha contra la pandemia y además ofrece datos a la ciudadanía en su página web prácticamente en tiempo real y con la máxima transparencia”, destacó Rey.

El equipo del proyecto está formado por profesionales de microbiología, ingeniería informática, química, estadística e ingeniería de caminos de Edar Bens SA, la UDC, el Complexo Hospitalario Universitario de A Coruña (Chuac), el Instituto de Investigación Biomédica (Inibic), el Centro de Investigación TIC (Citic) y el Centro de Innovación Tecnológica en Edificación e Ingeniería Civil (Citeec) de la universidad coruñesa.

Por otra parte, el balance diario del Sergas revela que el área sanitaria coruñesa registró un ligero repunte de casos en las últimas 24 horas: hay 628 infectados (20 más en un día) tras detectarse 48 nuevos positivos. Se trata de la demarcación gallega con un mayor incremento de casos activos e iguala a Vigo en contagios. La presión hospitalaria se mantiene estable con 63 pacientes COVID ingresados (tres menos) y ocho en UCI, uno más.

Tercer día consecutivo sin muertes en Galicia


La Consellería de Sanidade no notificó ayer ningún nuevo fallecimiento por coronavirus, lo que supone el tercer día consecutivo sin decesos. La comunidad ha registrado 2.371 víctimas mortales desde que comenzó la pandemia y la última fue una mujer de 78 años que falleció el día 13 en el Hospital de A Coruña. Los registros del Sergas permiten ver que entre final de septiembre y los últimos días de marzo se comunicaron nuevos fallecidos todos los días. Desde entonces hubo ocho días en los que no se registró ninguna nueva muerte. El peor momento de la tercera ola —entre mediados de enero e inicios de febrero— fue también en el que se registraron más muertes: hubo varios días con una treintena de casos diarios e incluso el 1 de febrero se notificaron 40 aunque de varias jornadas. Pese a la mejora en las cifras de decesos, la comunidad gallega acumula ya nueve días seguidos de aumento en el número de casos activos. Galicia tenía ayer 2.590 infectados, 67 más que el viernes. El incremento se produce por la diferencia entre las 127 altas y los 194 contagios registrados. Ambos parámetros bajan respecto a los notificados en la jornada previa, ya que fueron 145 y 229, respectivamente, aunque es una tendencia habitual en la entrada de los fines de semana en épocas en las que no existe un crecimiento exponencial. En cuanto a la presión asistencial hay pequeñas oscilaciones. La comunidad gallega tenía en la jornada de ayer 183 pacientes COVID ingresados (-12) y 31 en UCI (cinco más).