Abril se consolidó como el mes del despegue de la vacunación en España al haberse inoculado algo más de ocho millones de dosis, la misma cantidad que en los tres primeros meses de la campaña. El 1 de abril se habían inyectado 8.342.152 dosis en todo el país y, según el informe del Ministerio de Sanidad (con datos hasta el jueves 29), esta cifra se incrementó hasta los 16.364.595.

Una vez terminado el mes, 11.763.360 personas tienen alguna dosis inoculada (el 24,8% de la población) y 4.689.766, casi el 10%, las dos, lo que mejora la posición de España respecto a la Unión Europea. Según los últimos datos del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC), un 23,7% de adultos europeos ya ha recibido una dosis de alguna vacuna aprobada por la Agencia Europea del Medicamento (EMA), mientras que el 8,7% ha recibido la pauta completa.

España se sitúa entre los siete primeros países —un par de puntos por encima de la media de la UE— en cuanto a inoculación de primeras dosis, aunque se encuentra por detrás de diez primeros estados en cuanto a población inmunizada con la pauta completa.

La campaña empezó con dificultades por la escasez de suministros y también por el parón en la administración del suero de AstraZeneca y el retraso en la distribución de Janssen, tras conocerse los trombos raros registrados en personas vacunadas. Pero la llegada en abril de más remesas ha supuesto un test de esfuerzo a la capacidad del Sistema Nacional de Salud para inocular las profilaxis, a razón de entre 1,8 y 2 millones de dosis cada semana, con dos registros récord de pinchazos diarios: 481.910 el pasado miércoles y 504.823 el jueves. De hecho, se ha conseguido uno de los puntos de inflexión que se habían marcado el Ministerio las comunidades: tener más inmunizados que contagiados desde el inicio de la pandemia.

La vacunación en Galicia continúa incluso en fin de semana. Hoy están citados 6.072 coruñeses para inmunizarse con dosis de Pfizer y Moderna.