En un año marcado por la crisis económica y el desempleo derivados de la pandemia, aquellos que se estén preparando para acceder a un puesto de funcionario han de estar advertidos: habrá cambios en el formato de las oposiciones.

Según ha adelantado el diario El Mundo, Ejecutivo y Gobiernos autonómicos estarían preparando una reforma que reduciría la importancia de la memorización de extensos temariosy largas listas de leyes en aras de la práctica y otras aptitudes.

El ministro de Política Territorial y Función Pública, Miguel Iceta, habría constituido un grupo de expertos para llevar a cabo esta reforma en la Administración pública, grupo del que saldrá una propuesta definitiva que se conocería este mismo mes de mayo. No se sabe, por el momento, cuándo entrarían en vigor los cambios y si afectará a las oposiciones ya confirmadas, lo que perjudicaría a aquellos opositores que lleven ya tiempo preparándose para los exámenes.

Estos cambios en las oposiciones se suman a la ya anunciada reforma del Estatuto Básico del Empleado Público para limitar la duración máxima de los contratos temporales en el sector público y para sancionar su abuso. De esta forma, en un plazo de tres años las comunidades autónomas estarán obligadas a cubrir con personal fijo las plazas ocupadas por interinos, hasta reducir la tasa de eventualidad al 8 por ciento del total.