La sección primera de la Audiencia Provincial de A Coruña ha condenado a trece años de cárcel al hombre que intentó asesinar a su expareja en mayo de 2019 acuchillándola en las oficinas de Unións Agrarias de Vimianzo (A Coruña), en las que ella trabajaba, según informó ayer el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia.

Además de la pena de prisión, el tribunal le ha impuesto a J.M.T. siete años de libertad vigilada y la prohibición de comunicarse por cualquier medio con la víctima y de aproximarse a ella durante quince años, así como la prohibición, durante el mismo periodo de tiempo, de residir en el mismo término municipal que su excompañera sentimental.

Los jueces, que han tenido en cuenta la agravante de discriminación por razón de género, también le han impuesto el pago de una indemnización de 30.500 euros por el daño moral y las lesiones y secuelas que le quedaron a la mujer tras la agresión machista.

La Audiencia relata en la sentencia que el sospechoso y la víctima mantuvieron una relación desde 2017 hasta el mes de febrero de 2019, cuando terminó, a pesar de que el condenado seguía insistiendo en retomarla.

El 15 de mayo de ese mismo año, sobre las 09.10 horas, “con la intención de acabar con la vida” de su excompañera sentimental, J.M.T. accedió al lugar donde trabajaba armado con un cuchillo de cocina oculto entre sus ropas.

Los magistrados destacan que escogió esa hora porque sabía que las oficinas “se hallarían, con toda probabilidad, sin afluencia de gente, por lo que le sería más difícil pedir ayuda, pues, además, era la única empleada presente”.

Una vez dentro, según relatan los jueces, “de forma sorpresiva, la empujó con la maleta para, acto seguido, agarrarla por el cuello y cabellos, consiguiendo así arrojarla al suelo y colocarse a horcajadas encima de ella”.

En ese momento, “comenzó a lanzar diversas cuchilladas al cuello de su expareja” hasta que fue sorprendido por una mujer.

Agentes de la Guardia Civil se presentaron en el lugar de los hechos en escasos segundos y taponaron las heridas que la afectada tenía en el cuello, al tiempo que reclamaron la presencia de los servicios sanitarios, los cuales evacuaron a la mujer en helicóptero a un centro sanitario de Santiago.

“Fue solo debido a esta rápida intervención de los agentes y de los servicios sanitarios por lo que consiguió salvar la vida, habiendo fallecido si la intervención se hubiera dilatado escasos minutos, dada la naturaleza y gravedad de las heridas causadas por el acusado”, subraya el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia en su auto.

“El acusado actuó de forma alevosa”, destaca la sentencia hecha pública durante el día de ayer, que describe el ataque como “súbito, repentino, inesperado, por sorpresa y sin dar opción real a la víctima, desarmada, a defenderse”.

Por ello, el alto tribunal han condenado al acusado como autor de un delito de asesinato en grado de tentativa y le aplica una pena de trece años de prisión.