El comité clínico que se reúne de forma extraordinaria en la mañana de este jueves tiene encima de la mesa la ampliación de horarios, actualmente restringidos especialmente en la hostelería, una vez decaído el estado de alarma el próximo domingo día 9 de mayo. Está previsto que este mismo jueves se anuncien las medidas y que entren en vigor a partir de la medianoche del sábado.

 Lo ha avanzado el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en declaraciones a los medios en Lugo, en las que también ha precisado que la asesoría jurídica trabaja ya en la fórmula que se seguirá para adoptar medidas de restricción en aquellos municipios que estén en riesgo extremo.

Actualmente, Galicia cuenta con cuatro niveles de actuación (extremo, alto, medio alto y medio bajo). En el caso de los municipios en riesgo extremo se decreta el cierre perimetral y de la hostelería, que únicamente puede servir para llevar a domicilio o recogida, al tiempo que no están permitidas las reuniones de no convivientes.

Con el fin del estado de alarma, la comunidad gallega se prepara para el levantamiento del cierre perimetral, que actualmente ya tiene abierto el paso fronterizo con Portugal aunque también está vigente la prohibición de desplazamientos que no sean por causa justificada, y decae el toque de queda, fijado a las 23 horas.

En días pasados, el propio Feijóo sostuvo que la situación epidemiológica de Galicia permitía "ir dejando" atrás medidas como el toque de queda y el cierre perimetral, pero el comité clínico que asesora a la Xunta, y así lo avalan también las palabras pronunciadas este miércoles por el mandatario autonómico, se inclinan por medidas más severas de restricción para los ayuntamientos en riesgo extremo.

Evitar los brotes

De este modo, y ante la "falta de legislación específica" que ha vuelto a afear al Gobierno central, Feijóo ha indicado que los letrados de la Administración autonómica estudian "qué se puede hacer sin estado de alarma y sin legislación específica en aquellos ayuntamientos de riesgo extremo" para "evitar" que "brotes" localizados "se conviertan en un problema provincial o autonómico".

Además, la Xunta también está pendiente de las decisiones que adoptará el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) de este miércoles, del que forman parte las comunidades autónomas y el Gobierno central. "Somos respetuosos con el consejo, nos vamos a reunir mañana y en función de la situación jurídica, vamos a adoptar las decisiones", ha explicado Feijóo.

En todo caso, se espera que el comité clínico apueste por "una mayor amplitud de horarios, porque la situación epidemiológica lo permite" y "hay que estar preparados para un levantamiento del estado de alarma, que se va a producir el domingo, y para el levantamiento del toque de queda", que con carácter general también se va a producir ese día en toda España.

"El problema que vamos a tener son los ayuntamientos con una incidencia muy alta, qué hacemos con los ayuntamientos con un riesgo extremo y esa es probablemente la gran cuestión epidemiológica y jurídica", ha apuntado. Feijóo ha advertido que el hecho de que no haya "estado de alarma no significa que haya comunidades o ayuntamientos que estén en riesgo extremo".

Por su parte, el comité clínico avanzó que la idea general es seguir aplicando medidas concretas en los municipios en los que haya una alta incidencia, como los cierres perimetrales y restricciones de horarios cuando la incidencia esté alta.