La India rompió ayer un nuevo récord de muertes diarias por coronavirus, con 3.780, mientras los tribunales presionan a las autoridades para que actúen con más contundencia y solucionen la falta de oxígeno en los hospitales que están provocando “un acto criminal no menor a un genocidio”.

Con el nuevo récord de fallecimientos registrado ayer el total de muertes desde el inicio de la pandemia se eleva ya a 226.188, según los últimos datos del Ministerio de Salud.

Además, ayer, el país registró 382.315 infecciones, 25.000 más que el martes, elevando el total hasta los 20,6 millones, una cifra solo superada por Estados Unidos con 32,5 millones.

Por su parte, los tribunales criticaron en los últimos días la gestión de las autoridades. En el estado norteño de Uttar Pradesh, el Tribunal Superior de Allahabad denunció duramente la situación provocada por la pandemia, por la muerte de pacientes de coronavirus por no aportar oxígeno a los hospitales. Para el tribunal es un acto criminal no menor a un genocidio.

A pesar de que más de 100 países, liderados por India y Sudáfrica, han impulsado una iniciativa para la liberación de patentes, países como Estados Unidos, Reino Unido, Japón y la UE la han bloqueado.

Por otra parte, la delegación de la India invitada a Londres para la reunión de los líderes del G7 tuvo que aislarse. Dos de sus integrantes dieron positivo por COVID.