La infección de SARS-CoV-2 en embarazadas aumentó las cesáreas y disparó los partos prematuros en la primera ola de la pandemia, según un estudio liderado por el Hospital Gregorio Marañón y la Universidad Complutense de Madrid. Según el estudio publicado en BMC Pregnancy and Childbirth, la tasa de cesáreas alcanzó el 36,2% (lo habitual en España ronda el 22%) y la de partos prematuros subió al 20,6% (la media es 7%).