Ante el pulso de las comunidades, entre ellas Galicia, para que los vacunados menores de 60 años que ya habían recibido una dosis de AstraZeneca pudieran completar su inmunización con la misma vacuna, finalmente el Ministerio de Sanidad cedió. El martes marcó como preferencia que la segunda dosis fuese de Pfizer, pero abrió la puerta a que quien quisiera recibir la segunda dosis de AstraZeneca pudiera hacerlo. Ayer, en una reunión con las comunidades, aceptó esta segunda opción definitivamente, pero quien decida recibir una segunda dosis del vial anglosueco deberá “firmar un consentimiento informado” que elaborará el Comité de Bioética. No sucederá así quien opte por completar su inmunización con la vacuna de Pfizer.

Las dudas entorno a AstraZeneca para los menores de sesenta años surgieron por unos muy infrecuentes trombos entre vacunados jóvenes.

El martes “se acordó utilizar Pfizer como segunda dosis a los menores de 60 años que habían recibido una primera dosis de AstraZeneca. La posibilidad de quien quiera ponerse la vacuna de AstraZeneca como segunda dosis si así se pide, mayoritariamente esta opción ha sido aceptada hoy (por ayer), y por tanto se va a abrir esta posibilidad, aunque habrá que ponerlo en manos del Comité de Bioética”, explicó Darias y añadió que este organismo elaborará el consentimiento que habrá de firmarse.

La ministra volvió a defender la apuesta del Ministerio porque la segunda dosis sea de Pfizer y expuso que es el mismo camino que han tomado Francia, Alemania, Finlandia o Suecia. La EMA en cambio abogó por completar la inmunización con AstraZeneca y numerosos epidemiólogos en España y el Consejo General de Médicos se posicionaron con la EMA.

VIALES SUFICIENTES

Ante de la reunión del Comité Interterritorial, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, aseguró que Galicia administrará la segunda dosis de AstraZeneca si el ministerio de Sanidad garantiza el suministro de dosis “no solo para los mayores entre 60 y 69, sino para los anteriores que se les haya administrado la primera” vacuna.

Feijóo recordó que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) permite inocular la segunda dosis de AstraZeneca, pero que, si no hay suministro, Galicia administrará la vacuna que “dicte” Sanidad. “No tenemos elección”. La Comisión Europea anunció que no renovaría en junio el contrato con la farmacéutica anglosueca, con la que mantiene un litigio legal por supuesto incumplimiento de las entregas comprometidas.

En torno a esta cuestión, el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, explicó ayer en Vigo que el Ministerio de Sanidad ha trasladado a la Xunta que AstraZeneca se ha comprometido a suministrar todas las segundas dosis que tiene pendientes.

El conselleiro insistió en que “lo más razonable, atendiendo a la evidencia científica y a la ficha técnica de la vacuna de AstraZeneca, sería poner la segunda como estaba contemplada”.

INMUNIZACIÓN INFANTIL

La ministra de Sanidad también anunció que el Gobierno ya se plantea la vacunación de los niños y adolescentes entre 12 y 16 años antes de que empiece el curso escolar, lo que permitiría una vuelta al cole más tranquila y con menos medidas y limitaciones por la pandemia. “Vamos a ver lo que dice la EMA sobre inyectar con Pfizer a los adolescentes”, afirmó Darias.

En la rueda de prensa posterior al Consejo Interterritorial, también aseguró que “esta semana llegarán 2,4 millones de vacunas” y que ayer se alcanzó “un nuevo hito: un tercio de la población española, 33%, ya tienen al menos una dosis. Estamos dando los últimos pasos para proteger a los mayores, la mitad tienen ya la pauta completa”.

El presidente del Comité de Bioética: con Pfizer “prima la seguridad”

Alega que si se produjeran trombos con AstraZeneca se crearía “miedo”

El presidente del Comité de Bioética de España, Federico Montalvo, asegura que al elegir Pfizer como segunda dosis para las personas menores de 60 años vacunadas en primera dosis con AstraZeneca supone “primar la seguridad” y optar por el riesgo prácticamente “cero”. A su juicio, si se permite a las personas de ese colectivo de edad elegir AstraZeneca y se produjeran trombos, se daría “una situación de rechazo y de miedo hacia las vacunas” que evitaría alcanzar la inmunidad colectiva. En declaraciones a Radio Euskadi, recogidas por Europa Press, Montalvo señaló que, con la decisión adoptada el martes, se ha ido a “reducir al máximo los riesgos, teniendo en cuenta el tipo y el número de vacunas que se está recibiendo”. “AstraZeneca es una vacuna segura, pero en determinado tramo de edad parece que Pfizer y Moderna se muestran más seguras, incluso Janssen, y por eso, siendo el estudio muy serio, que acredita la intercambiabilidad, que es la hipótesis habitual en vacunas, es la decisión que prima la seguridad”, dijo. A su juicio, incluso el resultado “habla de una mayor eficacia, que no es lo relevante”. “Lo relevante, para mí, es la seguridad”, indicó Montalvo. El presidente del Comité de Bioética de España manifestó que la segunda dosis de AstraZeneca “es segura” pero “porque, ante el riesgo de trombos por vacunas frente al riesgo de trombos por coronavirus, el beneficio supera los posibles daños”. “Pero, por debajo de 60, la intercambiabilidad con Pfizer parece que garantiza prácticamente que no haya trombos. Estamos hablando de riesgos de 4 por millón, pero si evitamos 4 por millón cuando es posible evitarlo, ¿por qué no lo vamos a evitar?”, argumentó. Montalvo aseguró que la posibilidad de recibir la segunda dosis de AstraZeneca “es una de las alternativas que se ha planteado en algún otro país, como Portugal. La hemos valorado”, añadió, y se mostró desfavorable: “Si dejamos a la persona elegir la vacuna y se producen esas trombosis, puede afectar al interés colectivo, puede suponer una situación de rechazo y de miedo hacia las vacunas”, explicó.