La situación epidemiológica de Galicia es de clara mejoría. Tenemos 52 casos de COVID por cada cien mil habitantes en los últimos catorce días, es el mejor dato de incidencia desde agosto del año pasado, y bajando”. Así argumentaba ayer el titular de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, su demanda de aliviar más las restricciones previstas por el Gobierno de Pedro Sánchez para este verano.

Feijóo lanzaba esta demanda en el arranque de la semana en la que se cumplirá un mes sin estado de alarma. Y Galicia llega con 1.734 casos activos de COVID-19 tras 16 jornadas consecutivas en descenso y 83 pacientes ingresados. Los datos retrotraen a niveles de hace diez meses: desde el pasado agosto, entre los días 20 y 24, no encontramos indicadores semejantes a los notificados ayer.

Los fallecidos ya ascienden a 2.427, tras notificar ayer el Sergas la muerte el 4 de junio de un hombre de 79 años de edad en Santiago.

En paralelo al descenso de casos activos de coronavirus en Galicia, la vacunación contra el COVID-19 avanza en la comunidad gallega. Este lunes en A Coruña estaban citadas más de 6.000 personas, en su práctica totalidad ciudadanos nacidos en 1971, para recibir la vacuna contra el coronavirus. Se trata de la última remesa de los gallegos de 50 a 59 años susceptibles de vacunarse contra el virus SARS-CoV-2, pues en Galicia ya está en marcha la vacunación de la población del siguiente tramo de edad que será citado para el proceso de inmunización, el de los gallegos de entre 49 y 40 años.