La ministra de Educación, Isabel Celaá, presentó al Gobierno la nueva ley de Formación Profesional (FP), que tratará de modernizar “absolutamente el sistema”, con una formación dual de primer nivel, que servirá para dejar de perder eficiencia y conectará a España con Europa. Según la ministra, cada persona podrá diseñar y configurar sus itinerarios: la ley establece un sistema gradual y acumulable que abarca desde microformaciones (de entre 30 y 50 horas) hasta cursos de especialización (Máster Profesional), incorpora el bilingüismo y establece un sistema de “puertas abiertas” entre los centros de formación y las universidades. Toda la oferta en ciclos de los Grados C, D y E tendrá carácter dual, con lo que se refuerza la relación entre los centros de formación y los de trabajo.