El Tribunal de Primera Instancia francófono de Bruselas ya tiene el primer veredicto sobre las medidas cautelares solicitas por la Comisión Europea en su procedimiento de urgencia contra AstraZeneca debido al retraso en la entrega de vacunas. Ambas partes han cantado este viernes victoria tras una batalla legal que no ha terminado y que tendrá su segunda parte tras el parón estival. Según la sentencia, la empresa está obligada a entregar para el 27 de septiembre 50 millones de dosis adicionales, un volumen inferior a los 90 millones más que solicitaba Bruselas.

Según el calendario vinculante recogido en la sentencia, el laboratorio anglosueco está obligado a entregar 15 millones de dosis antes del 26 de julio, 20 millones de dosis para el 23 de agosto y los 15 millones restantes para el 27 de septiembre hasta alcanzar los 80 millones de dosis (entre enero y marzo entregó 30 millones). En caso de incumplimiento de estos plazos de entrega, AstraZeneca deberá pagar una penalización de 10 euros por dosis no administrada. “AstraZeneca no ha cumplido con los compromisos que asumió en el contrato. Es bueno ver que un juez independiente confirma esto”, ha celebrado la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

La empresa por su parte se ha apresurado a destacar que el volumen exigido por los jueces belgas es muy inferior al que pedían Bruselas y que no tendrán problemas para cumplir. “La Comisión Europea solicitó 120 millones de dosis acumuladas para finales de junio y un total de 300 millones para finales de septiembre. El juez ha ordenado la entrega de 80,2 millones para el 27 de septiembre.