El comité clínico que asesora a la Xunta de Galicia en la gestión de la pandemia provocada por el COVID-19 acaba de acordar en su reunión de esta tarde decretar el nivel alto de restricciones en los concellos de Carnota y Sarria. Cambre, en nivel medio desde el pasado sábado, continuará con estas mismas limitaciones, junto a las localidades de Castroverde, Oia, Barro, Cambados, Poio, Pontevedra, Vilaboa y Vilanova de Arousa a partir de las 00.00 horas del próximo sábado, 3 de julio. El resto de municipios permanecerán, a partir de ese día, en el nivel medio bajo, y ninguno estará en el máximo nivel de restricciones.

La inmensa mayoría de la comunidad gallega permanece sin cambios ya que continúa en el escalafón de riesgo más bajo.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, no descarta sin embargo que la situación en algunos puntos de Galicia con respecto a la desescalada y las restricciones pueda variar si la evolución de los brotes de casos de coronavirus en Galicia derivados del macrobrote de COVID por viajes de fin de curso a Mallorca así lo requiere. El mandatario gallego apeló a la responsabilidad y la prudencia y animó a los ciudadanos a no hacer botellones que, además, "están prohibidos", según recordó Feijóo.

El macrobrote de casos de coronavirus vinculados a viajes de fin de curso a Mallorca supera el millar de afectados en once comunidades, más de un centenar en Galicia. Este brote ha desatado una batalla legal por los confinamientos y una enorme polémica alrededor del concierto que supuestamente fue foco de los contagios.

Entre los jóvenes contagiados en el macrobrote originado en Mallorca hay 15 hospitalizados y al menos uno, un joven de 18 años de Elche, en la UCI. El jefe del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha subrayado en las últimas horas que estos viajes con múltiples orígenes y múltiples escenarios diferentes suponen el "caldo de cultivo" necesario para que se genere una trasmisión, a lo que se añade eventos masivos con poco control. Destaca que se ha generado una actuación "perfecta" para la transmisión del virus y advierte de que nadie está libre de sufrir efectos de suma gravedad por el SARS-CoV-2. "Son personas jóvenes, algunos se hospitalizarán y es posible que alguno fallezca", ha declarado Fernando Simón.