El número de personas en Galicia afectadas por el macrobrote de Mallorca entre estudiantes asciende a 155 y también hay identificados casi 550 contactos identificados, según los últimos datos ofrecidos por el comité clínico que asesora a la Xunta en la gestión de la pandemia.

La cifra de contagiados se ha elevado después de las PCR realizadas a los viajeros de un avión procedente de Palma que llegó ayer a Lavacolla. Se realizaron 86 pruebas de las que 49 dieron positivo, lo que supone una positividad del 57 por ciento, aunque solo 33 son de estudiantes (con un 67 % de positividad entre ellos).

Los otros 16 no corresponden a estudiantes por lo que se está analizando si están o no vinculados con el caso, según ha explicado al directora general de Salud Pública de la Xunta, Carmen Durán, en la rueda de prensa para explicar las decisiones del comité clínico de ayer.

Durán ha advertido que, tras estos resultados, todos los viajeros del avión que llegó ayer a Lavacolla procedente de Palma se consideran "contactos estrechos" de los contagiados, por lo que serán instados a cuarentenarse y se les realizará la PCR, que aunque dé negativo se repetirá a las 72 horas.

Y es que el protocolo que se está aplicando ante este megabrote es distinto al que se establecía hasta ahora debido a su "rápida propagación y dimensiones importantes", ha puntualizado Durán, lo que llevará a cuarentenar incluso a las personas que den negativo si alguien de su grupo burbuja es positivo.

Varios de los casos del megabrote corresponden a la variante india, denominada delta, la más contagiosa y resistente a las vacunas.

Durán no ha ofrecido cifras al respecto porque no hay datos "definitivos", aunque el lunes ya eran unos 40, pero ha informado de que en Galicia hay identificados 52 casos de esta variante, de los que 27 están confirmados por secuenciación completa, y otros 25 por PCR.

La variante británica, o alfa, sigue siendo la de mayor prevalencia, con un 75 % de circulación esta semana, con 760 casos, pero también hay notificados 36 de la sudafricana, o beta, y 102 de la brasileña, o gamma.

Aparte de abordar la situación por los brotes entre estudiantes en Mallorca, el comité clínico de ayer ha establecido el nivel alto de restricciones, desde el sábado, para los ayuntamientos de Carnota y Sarria, por los brotes que les afectan.

Por lo tanto, la reapertura el ocio nocturno, prevista para el 1 de julio, no se podrá realizar en estos municipios, que quedarán cerrados perimetralmente y sin apertura de la hostelería.

Pero tampoco podrá estar abierto el ocio nocturno, desde el sábado, en los once que estarán en nivel medio de restricciones, que son Cambre, Castroverde, Oia, Barro, Cambados, Poio, Pontevedra, Vilaboa y Vilanova.

Así lo ha explicado el secretario general técnico de Sanidade, Alberto Fuentes, quien ha informado de que van a ponerse en contacto con los municipios afectados para que no reabran el ocio nocturno mañana, ya que tendrán que volver a cerrarlo en la noche del viernes.

En la rueda de prensa también se ha informado de la situación epidemiológica, con un incremento de la incidencia acumulada en Galicia, que ha subido a 32 casos por cien mil habitantes a siete días, un 34 % más que la semana pasada, y a 54,5 casos a 14 días, un 22,6 % más.

En todo caso la incidencia acumulada en Galicia sigue siendo "algo menos de la mitad" de la española, ha destacado Durán, que ha insistido en la importancia de acudir a los cribados para la detección precoz de casos en asintomáticos. Esta semana, está previsto convocar a 11.000 personas a estas pruebas.

Por lo que respecta a las vacunas, el Sergas tiene previsto continuar con la vacunación por grupos de edad descendente, y empezar esta semana con los menores de 30 años, pese a que se están observando cada vez más casos de hospitalización e ingreso e UCI de jóvenes, algo a lo que hay que dar "un repaso técnico y científico".

Sin embargo, no ha descartado que se pueda variar este protocolo de vacunación y "simultanear" grupos distintos, en función de su sintomatología, ya que se seguirá avanzando "sin cerrar ninguna puerta" a un posible cambio.

Según ha aclarado la morbilidad continúa siendo mayor entre los 30 y los 39 años que entre la gente más joven y el Ministerio de Sanidad "insiste en seguir vacunando por prelación de edad", aunque es algo que se estudiará en la Comisión de Salud Pública que se reúne mañana jueves.

En Galicia, ya están vacunados con una dosis el 90,6 % de los mayores de 40 años, y un 61,4% tiene ya la pauta completa, por lo que Durán ha resaltado el "ritmo de vacunación francamente bueno en la comunidad", al tiempo que ha advertido de una reducción de dosis prevista para la semana que viene.

La comunidad recibirá solo 93.000 dosis de Pfizer, 17.600 de Moderna, y una cantidad "anecdótica" de Janssen, frente a las 173.000 de esta semana, por lo que habrá que "afinar", ha advertido, en la dispensación del nuevo tramo de edad, así como en las "repescas", ya que se llamará a unas 20.000 personas que han quedado sin vacunar de entre los mayores de 50 años.