Las farmacias ya pueden vender test de antígenos sin receta, con un precio que oscilará entre 7 y 15 euros, según las estimaciones de los propios profesionales del sector, en base a las opciones ofrecidas por los distintos laboratorios. Este tipo de pruebas funcionan mediante la toma de una muestra de la nariz con un bastoncillo o de la saliva, a la que se le añaden unas gotas de reactivo que extrae los antígenos del virus. A continuación, se coloca ese líquido en la base y se esperan entre 15 y 20 minutos (dependiendo de cada laboratorio) hasta que aparezcan las bandas reactivas correspondientes. En la imagen, Montserrat Villar, de la farmacia de la Ciudad Vieja de A Coruña, muestra dos envases de los test que ya podrá despachar sin receta.