La Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género confirmó ayer la naturaleza machista de los asesinatos de una mujer de 25 años, el pasado 30 de julio, en Cambrils (Tarragona), y de otra de 36 años, en El Rincón de la Victoria (Málaga) el 2 de agosto, que elevan a 30 el número de mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas en lo que va de año en España.

Desde que comenzaron a elaborarse los registros en 2003, 1.108 mujeres fueron asesinadas por sus parejas o exparejas en España.

La víctima de Málaga, una mujer rusa de 36 años, fue asesinada por su pareja, que después quemó presuntamente su cadáver en el municipio de Nerja, mientras que la joven de Cambrils —que había denunciado a su presunto agresor, sobre el que pesaba una orden de alejamiento— fue agredida y su cadáver mostraba signos de sofocación.

En lo que va de año, son ya 30 las víctimas de la violencia de género en España: el 70% de los crímenes, 21, se cometieron desde el final del estado de alarma a causa de la pandemia de COVID, el pasado 9 de mayo.

Como consecuencia de estos crímenes, 13 menores quedaron huérfanos, por lo que el número de niños y niñas que perdieron a sus madres por culpa de la violencia machista ascienden a 317 desde el inicio de los registros, en 2013.

En 7 de los 30 asesinatos (23%), constaban denuncias previas contra el agresor, que era pareja de la víctima en 15 casos, expareja en 10 y estaban en trámite de separación en otros 5.

Más de la mitad de las mujeres asesinadas, 16, eran extranjeras, mientras que los agresores eran mayoritariamente españoles (el 83%). Uno de cada cuatro se suicidó, por lo que 8 de ellos no podrán ser juzgados por sus crímenes.