El Gobierno descarta declarar el Mar Menor como zona catastrófica porque considera que el problema “no es algo que ocurra en un día ni en un fin de semana”, sino el resultado de “años de dejación” de las competencias que tiene encomendadas el Ejecutivo murciano, presidido por Fernando López Miras, del PP. No es consecuencia “de un conflicto de competencias” entre administraciones, sino que responde a “una dejación de competencias” del Ejecutivo de Murcia, de “años de inacción y de permisividad con acciones lesivas con el medio ambiente”, señalan.

La ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, lo manifestó así tras el Consejo de Ministros donde se refirió al deterioro ambiental que sufre el Mar Menor y que ha supuesto hasta ahora la muerte de entre 4,5 y 5 toneladas de peces y crustáceos por falta de oxígeno o anoxia. Se trata, insistió, de que cada Administración ejerza sus competencias y de que Murcia ejecute las sanciones que correspondan para acabar con la situación “lesiva” que representa que cada día se estén vertiendo en este espacio natural 4.000 kilos de nitratos. Desde el Ejecutivo autonómico aseguran que no hay “ni un solo metro de regadío ilegal” en esa zona y que le corresponde al Gobierno “garantizar que es así”.