Las autoridades de Dinamarca dejarán de aplicar restricciones especiales contra el coronavirus a partir del 10 de septiembre, según anunció ayer en una nota de prensa el Ministerio de Salud del país. “La epidemia está bajo control”, asegura en el comunicado el ministro de salud danés, Magnus Heunicke.

Aludiendo a las altas tasas de vacunación, el Gobierno afirma que ya no es necesario mantener la categoría de “enfermedad socialmente crítica” que hasta ahora han aplicado a la COVID-19, por lo que medidas como la prohibición de formar grupos o los pases de inmunidad ya no tendrán validez legal.

Las restricciones en vigor durante la reapertura económica del país, como la necesidad de mostrar una prueba de inmunización para sentarse en restaurantes o entrar en discotecas, dejarán de estar vigentes.