El encarecimiento de las materias primas y del transporte, particularmente desde el sudeste asiático, entre otros factores, han elevado los costes de los fabricantes de juguetes hasta un 40%, lo que les hace prever un “inevitable” incremento de los precios de venta al público. Así lo calcula la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes cuyo responsable de Promoción Exterior, Oliver Giner, explica que hasta julio las empresas del sector han soportado una subida media en los costes de entre el 20 y el 40%.